LOS  FUERTES  DEL  RIO  CHAGRES

Dr. José Manuel Reverte Coma

(De la Comisión Nacional de Arqueología de Panamá)

 

IMPORTANCIA HISTÓRICA DEL RÍO CHAGRES

Desde los primeros instantes del descubrimiento del Istmo de Panamá y a partir de las primeras exploraciones del Río Chagres pudo comprobarse la importancia  de esta via fluvial que atravesaba casi en su totalidad la estrecha faja de tierra que separaba el Oceano Atlántico del Pacífico.

Gonzalo Fernández de Oviedo, gran Cronista de Indias. Con gran visión profética intuyó el futuro del Río de Chagres al decir de él  en el año de 1524 que era “el río más valioso del mundo”, lo que demuestra su gran clarividencia.

        Los primeros europeos que tuvieron ocasión de ver su desembocadura fueron Cristóbal Colón y los españoles que le acompañaron en su cuarto viaje, quienes le llamaron “Río de los Lagartos” (caimanes) por la gran cantidad de estos saurios que

había en sus orillas.

 D:\Documents and Settings\Jose Manuel\Escritorio\FUERTES  CHAGRES\FUERTES DEL CHAGRES (MAS PEQUEÑO).jpg

        Más tarde, a partir de las exploraciones de Diego de Albítez se le denominó Rio de Chagre, en honor al cacique principal que habitaba en sus márgenes. Posteriormente se deformó el nombre pluralizándole, llamándose de Chagres al extender el nombre del cacique a todos indios de la tribu. Indios Chagres se llamaron a los que procedían de aquella región y Río de Chagres se ha venido llamando hasta la fecha.

        Durante cuatro siglos ha sido este río la llave del Mar del Sur. Hoy no sólo es la llave sino la puerta y el camino.

Oviedo fue uno de los precursores del Canal de Panamá, pero no fue el único. Diego de Albítez exploró el Río Chagres (1514-1515) casi simultáneamente  a haberse descubierto el lugar donde hoy está construída la Ciudad de Panamá, llegando hasta su desembocadura en ambos mares el Atlántico y el Pacífico.

        En 1527 el Gobernador Pedro de los Ríos envió dos exploradores, Fernando de la Serna y al piloto Pedro Corso para que estudiasen geográficamente su curso, así como las posibilidades de navegación y transporte, y además la posibilidad de construir un buen puerto en su desembocadura.  Informado el Rey de España de aquellas exploraciones, concedió 1.600 pesos de oro por Real Cédula, ordenando al Gobernador posterior D. Francisco de Barrionuevo que realizase los trabajos necesarios para la limpieza del río. Al mismo tiempo recomendó construir una casa en la boca del río para almacenar las mercaderías que se descargasen a la llegada de los barcos (aduana y almacenes) y otra en el desembarcadero en el lugar que se llamó Las Cruces o San Francisco de Cruces por haberlo bautizado así  el anterior Gobernador D. Antonio de la Gama.

Al tener conocimiento el Consejo de Indias de aquellas exploraciones propuso al Emperador Carlos V que se estudiase ”qué forma e orden se podría dar para abrir la dicha tierra para que abierta se junte la Mar del Sur con el dicho río, de manera que haya navegación, e qué dificultades tiene, así por el menguante de la mar como por la altura de la tierra” D:\Documents and Settings\Jose Manuel\Escritorio\FUERTES  CHAGRES\FUERTE SAN LORENZO\desembsm SAN LORENZO CHAGRES.jpgD:\Documents and Settings\Jose Manuel\Escritorio\FUERTES  CHAGRES\FUERTE SAN LORENZO\casdesemb.jpgD:\Documents and Settings\Jose Manuel\Escritorio\FUERTES  CHAGRES\FUERTE SAN LORENZO\fuerte%2Bsan%2BLorenzo.jpgD:\Documents and Settings\Jose Manuel\Escritorio\FUERTES  CHAGRES\FUERTE SAN LORENZO\mouth-chagres.jpgD:\Documents and Settings\Jose Manuel\Escritorio\FUERTES  CHAGRES\FUERTE SAN LORENZO\MAPA SAN LORENZO.bmp

Vistas aéreas y mapas de la desembocadura del Río Chagres

En 1529 Alvaro de Saavedra Ceron, que fuera lugarteniente de Hernán Cortés y compañero de Balboa en el Darien propuso la construcción de un canal entre el Atlántico y el Pacífico pero murió antes de poder realizar su proyecto.

        En 1532 el Rey escribió al Gobernador de Panamá diciéndole que viera la forma de estudiar el punto por el que podría unirse el río de Chagres con la Mar del Sur, haciendo que las aguas de éste se comunicasen y entrasen en aquél, con lo cual se ganaría mucho tiempo en el envío de las mercancías que venían del Perú o que iban a España.

        Otro importante documento histórico procede del año 1539 en el que se menciona la reunión que tuvieron el Gobernador D. Antonio de la Gama y el Alcalde de Panamá, Pascual de Andagoya con otros miembros de la administración para ir al Rio de Chagres a presenciar la llegada de los barcos que por primera vez traían mercancías por el Río desde la Boca hasta el poblado de Cruces. Pudo comprobarse en aquella ocasión que el río era navegable hasta para barcos de 100 toneladas hasta cinco o seis leguas tierra adentro.

        Diego de Esquivel, de 31 años de edad fue el primer mercader europeo que transportó oficialmente sus productos embarcados por el Río de Chagres y el segundo Fernando Diaz Durán, de 53 años de edad quien vino desde el nombre de Dios hasta Cruces con una carga de mercancías. Tuvo lugar este acontecimiento el 28 de febrero de 1533.

        El 20 de marzo de 1533, el Gobernador mandaba cortar varios árboles y hacer con ellos tres cruces nombrando aquel lugar “PUERTO DE LAS TRES CRUCES o por mejor decir EL DESCARGADERO”. Más tarde se le bautizaría con el sonoro nombre de San Francisco de Cruces.

En aquella ocasión se estudió el atajo por tierra a Panamá desde Cruces, viéndose que tenía cuatro leguas y media de largo con algunas quebradas no muy profundas que podrían rellenarse fácilmente.

El Gobernador de La Gama solicitó al Rey el permiso y medios para construir el Camino de Cruces a Panamá y el 21 de enero de 1534, el monarca reconociendo el gran interés económico y geográfico de esta obra, concedió el permiso y los medios para realizarla, reconociendo el proyecto como “de gran interés”.

Gaspar de Espinosa, el 10 de octubre de 1533 escribía al Rey: “El Chagres puede hacerse navegable a muy pequeño costo y puede llegar a ser la mejor y más útil vía acuática del mundo…un canal para la navegación podría construirse”.

Hablar así en 1533 supone una visión clara del porvenir y por eso con toda justicia hemos de colocar a Espinosa entre los precursores del Canal Transístmico.

Fray Tomás de Berlanga, cuarto Obispo de Panamá, que llegó al Istmo el año de 1534 para hacerse cargo de su diócesis, participa del sentir que debió ser general en aquella época, y escribía así:  “Este paso (refiriéndose a la travesía del Istmo de Panamá) imagino yo que es la cumbre del mundo”. Y refiriéndose a la unión del Río de Chagres con el Mar del Sur dice: “Si este paso por la manera susodicha se remedia, no hay más necesidad de buscar otro estrecho”.

Carlos V el 20 de febrero de 1534 envió instrucciones a D, Francisco de Barrionuevo, Gobernador que sucedió a Gama, en estos términos: “Que mantenga el Chagres libre de obstrucciones para hacerlo navegable en dirección a Panamá hasta la mayor distancia posible”.

El historiador y cronista Gómara decía en 1555 que “era necesario crear un paso para realizar más rápidamente la travesía desde España a las Islas Molucas”. Propuso también varios lugares para realizar este proyecto: El Lago de Nicaragua, Río de San Juan.

DEFENSAS  EN  EL  CHAGRES

        El Río Chagres fue adquiriendo cada vez más importancia llegando a ser durante el invierno tropical ó época lluviosa el punto de paso obligado para las mercaderías que en ambas direcciones pasaban por el Istmo. Y los almacenes construídos en su desembocadura y el desembarcadero de Cruces, estaban gran parte del tiempo abarrotados de mercancías, unas procedentes del Perú y otras de España, en espera de ser recogidas por las embarcaciones auxiliares de las Flotas de Indias o por las recuas de mulas que las llevarían a Panamá.

        Por todas estas razones, desde muy temprana época se hicieron recomendaciones para construir un Castillo en la boca del mismo río y así el propio cronista GONZALO FERNANDEZ DE OVIEDO dice:  Es toda muy buena tierra como tengo dicho de la una e de la otra banda del río e hay muy buena disposición para se hacer una torre o fotalesa en la boca del río, donde entra en la mar, para guarda e defensa del puerto, e mucha piedra cual conviene para ello”.

D:\Documents and Settings\Jose Manuel\Escritorio\FUERTES  CHAGRES\FUERTE SAN LORENZO\fuerte%2Bsan%2BLorenzo.jpgD:\Documents and Settings\Jose Manuel\Mis documentos\Mis imágenes\DR. REVERTE fuerte s. lorenzo\FUERTE SAN LORENZO 10.jpgD:\Documents and Settings\Jose Manuel\Mis documentos\Mis imágenes\DR. REVERTE fuerte s. lorenzo\TORRE DE SAN LORENZO.jpgD:\Documents and Settings\Jose Manuel\Mis documentos\Mis imágenes\DR. REVERTE fuerte s. lorenzo\FTE. SAN LORENZO MAPA 2 b.jpgD:\Documents and Settings\Jose Manuel\Mis documentos\Mis imágenes\DR. REVERTE fuerte s. lorenzo\VISTA DE SN LORENZO DESDE EL RÌO CHAGRE.jpgD:\Documents and Settings\Jose Manuel\Mis documentos\Mis imágenes\DR. REVERTE fuerte s. lorenzo\PLANTA FTE S. LORENZO.jpgD:\Documents and Settings\Jose Manuel\Mis documentos\Mis imágenes\DR. REVERTE fuerte s. lorenzo\PLANO FTE. SAN LORENZO.jpgD:\Documents and Settings\Jose Manuel\Mis documentos\Mis imágenes\DR. REVERTE fuerte s. lorenzo\PROYECTO S. LORENZO AMPLIACIÒN.jpgD:\Documents and Settings\Jose Manuel\Mis documentos\Mis imágenes\DR. REVERTE fuerte s. lorenzo\VISTA DEL CHAGRE Y FUERTE.jpg

Evolución de planos de Fuerte de San Lorenzo el Real de Chagres

Pero no sería hasta mucho más tarde cuando se llegaría a construir un castillo en la desembocadura del río, ante los repetidos robos y asaltos perpetrados por la nube de piratas y salteadores de caminos del mar, ingleses y franceses que se levantó contra el activo comercio de España en el Istmo panameño.

Este castillo de la Boca del Río Chagres sería el Fuerte de San Lorenzo el Real de Chagres, más tarde llamado EL REAL DE CHAGRES, cuya historia comienza con el proyecto del Rey Felipe II quien encomendó su construcción a la pericia de Texeda y Antonelli. Pero aquí no nos vamos a extender pues hay mucho que contar sobe él. Aquí vamos a referirnos en particular a las demás fortificaciones construídas a lo largo del Río Chagres cuyo desarrollo fue simultáneo con el de Fuerte de San Lorenzo.

        Una vez más tenemos que hacer aquí mención al Gobernador y Capitán General del Reino de Tierra Firme D. Alonso de Sotomayor, el vencedor del pirata Drake. Sotomayor que tuvo noticias de la posible llegada de un fuerte contingente de piratas con las intenciones de capturar la ciudad de Panamá, comprendió de inmediato que las débiles defensas construídas por Antonelli en la Boca del Río Chagre “de castillo sólo tenían el nombre”.

        Se dio cuenta enseguida que una de las vías, la más importante, de penetración hacia Panamá era el río Chagres, por lo que ordenó inmediatamente defender los pasos principales del río, estableciendo fortines de fajina y tierra que sirviesen para detener el avance enemigo si llegase el caso. Lo mismo hizo en el camino real de Nombre de Dios a Panamá (ya casi trasladado a Portobelo) y considerando que el sitio más estratégico para detener al enemigo era la Sierra y paso de Capira, ordenó construir allí otro fortín que serviría más tarde para detener el avance de los piratas como se había previsto y ponerlos en fuga, haciendo entre ellos enorme carnicería de la que no podría reponerse jamás su jefe, el temible Drake, que poco después moriría de una fuerte diarrea, una disentería tropical.

        En carte de 12 de octubre de 1598, escribe así al Rey desde Portobelo: “Cada día se podrá esperar al enemigo y conviene que en el río de Chagres se haga un fuerte de tres leguas de la boca del río arriba, de empalizada y una cadena de hierro y trozos de madera cuyo sitio yo señalé y el dicho ingeniero Antonelli y yo teníamos visto, y con esto que hecho en el río todo lo que se puede hacerse por ahora para su defensa hasta que visto por V. M. el sitio de la boca y el del Gatún que así se llama donde se ha hecho el Fuerte  y las razones de Bautista Antonelli y las mías ordené si se hará en el dicho Gatún o en la boca, de cantería porque lo que en esta tierra se fabrica de palizada y terraplén no dura de dos años arriba por las continuas aguas y grande humedad que todo lo consume”.

D:\Documents and Settings\Jose Manuel\Mis documentos\Mis imágenes\DR. REVERTE fuerte s. lorenzo\PLANO DE CHAGRES.jpg

Mapa del Río Chagres en 1535

Por este fragmento de carta bien explícito, puede apreciarse, primero, que en 1598 ya se había construido el Fuerte del Gatún. Segundo, que la idea de su construcción fue de ALONSO DE SOTOMAYOR  y la delineación, de Antonelli. Tercero,  que se había construido de materiales deleznables, como fajina y tierra. Cuarto, que el nombre primitivo del lugar situado en la desembocadura del Rio Gatún, afluente del Río CHAGRE, situado a tres leguas de la desembocadura de éste, era el GATU y quinto, que Sotomayor recomienda al Rey que se haga este fortín de cantería, material resistente que substituiría con ventaja al fuerte de estacada.

        En otro documento hallado en el Archivo de Indias de Sevilla, Pérez de Guzmán, Gobernador de Tierra Firme, envió en 1670, un año antes de la captura de Panamá, al capellán Juan de Aras, experto en fortificaciones y construcciones y a su ayudante D. Simón González, soldado viejo, experto en todo tipo de defensas, para que revisaran los Fuertes del Río Chagres. Estos dos expertos los hallaron en perfecto estado cinco meses antes del ataque de Morgan.

        El otro punto fortificado del Río Chagres fue el cerro situado en la desembocadura del Río Trinidad, otro afluente del Chagres, situado a unas seis leguas de la desembocadura de éste. Durante la primera mitad del siglo XVII estuvo construido de fajina y tierra, deshaciéndose en varias ocasiones por causa de los aguaceros, y siendo reconstruído siempre siguiendo el mismo plano. Hoy sus ruinas se encuentran bajo las aguas del Lago Gatún.

        En otra carta del 19 de mayo de 1675, D.Alonso de Mercado y Villacorta, Presidente de Panamá escribe a la Reina que ha revisado el Rio Chagres y que los puntos que se han de fortificar son el lugar donde el Rio Gatún se junta al Chagre (Cerro del Gatún) y el punto donde el Río Trinidad se une al Chagres “que ya están en alguna defensa”, añade. Remitió varios planos en esta ocasión.

        Estos planos existen en el Archivo de Indias de Sevilla, y fueron enviados con breve intervalo de tiempo a España por D. Alonso de Mercado y Villacorta. Uno de ellos es la fortificación de DOS BRAZAS como se llamaba entonces o del Cerro Trinidad, en la desembocadura de este afluente del Chagres. Fue remitida por el Gobernador con fecha 19 de mayo de 1675, con pitipié de 80 varas castellanas los 13,5 cm y dimensiones de 39 por 26 cm ( 40 de la Relación de Susto). El otro plano remitido por D. Alonso de Mercado es el del Fuerte del Gatún, construido el año de 1675 sobre el antiguo de terraplén y estacas. La fecha de envío del plano a España es de 10 de mayo de 1675. Está dibujado a una escala de 45 varas castellanas los 20 cm, en colores y tiene unas dimensiones de 39cm por 26 cm ( 41 de la Relación Susto).

        El año de 1745, el Capitán D. Nicolás Rodríguez, Ingeniero Ordinario del Reino de Tierra Firme envía a España un plano del Fuerte del Santísimo Sacramento, situado en la boca del Río de la Trinidad, habiendo sido proyectado por el Ing. Director D. Juan de Sobrevilla, el año de 1741 y “habiéndose dado principio a su construcción con el motivo de la presente guerra, se encontraron en su paraje ocho cañones de artillería, por lo que parece que los años pasados debió de haber aquí alguna fortificación” (Plano 81 de la Relación Susto).

        En los viejos planos del Istmo levantados en los trabajos preliminares de la construcción del Canal, de los que hoy pueden conseguirse copias fotostáticas en el Museo Nacional de Panamá, en los de procedencia inglesa puede verse señalado con el nombre de “Old Fort” y en los alemanes con el nombre de “Altes Fort”, queriendo decir ambos términos “Viejo Fuerte. Son erróneas por tanto las interpretaciones que pretenden llamar a estas ruinas “Fuerte de las Altas o de los Altos”. Simplemente se trata de una traducción equivocada del alemán. De manera que las ruinas ya anotadas en estos planos de los año que precedieron a 1903, encontradas por los ingenieros que estudiaron la zona, pertenecen al viejo Fuerte del Gatún construido en 1675 en la confluencia de los ríos Chagres y Gatún, como puede verse en el plano del Archivo de Indias de Sevilla.

        El Gobernador de Panamá. D. Antonio Guill y Gonzaga, remitió a España el 23 de agosto de 1750 un mapa del Rio Chagres en el que están registrados y señalados los puntos del Cerro del Gatún y de la Trinidad que fueron fortificados y guarnecidos el año 1741. El autor de este mapa era el Sargento Mayor de la plaza de Panamá, D Joseph Antonio Pineda y está dibujado a una escala de una legua de Castilla los 6.5 cm (Plano 87 de la Relación Susto).

LAS TRINCHERAS DEL CERRO DEL GATÚN

        Habiendo tenido noticias de la existencia de unas antiguas trincheras en el Cerro del Gatún, recabamos la ayuda de nuestro buen amigo William Kosan, experto explorador y empleado de la C.Z., con quien en varias ocasiones había atravesado el Istmo de Panamá por diversos puntos a través de las espesas selvas que existían  entonces. Kosan era un experto técnico en fotografía y cinematografía. Emprendimos ambos la ascensión del cerro

D:\Documents and Settings\Jose Manuel\Mis documentos\Mis imágenes\DR. REVERTE fuerte s. lorenzo\WILLIAM EN TRINCHERA.jpg

D:\Documents and Settings\Jose Manuel\Mis documentos\Mis imágenes\DR. REVERTE fuerte s. lorenzo\DR. REVERTE fuerte s. lorenzo copia.jpg

mencionado situado en las cercanías del Río Chagres. Abriéndonos paso dificultosamente a través de la densa vegetación de la que había en ese tiempo (año de 1960) por haber quedado reservado para prácticas militares (estaba por lo tanto “off limits”. Ya en anteriores ocasiones Kosan había recorrido aquella zona con el ejército norteamericano comprobando la existencia de restos de la época colonial.

        Durante una difícil marcha por las quebradas faldas del cerro donde era fácil extraviarse si no se hacía uso de la brújula, llegamos al primer sistema de trincheras levantando un plano de las mismas a pesar de las dificultades que la vegetación y las culebras oponían a nuestros intentos.

        Pude comprobar la existencia de siete trincheras. Pudimos apreciar claramente que la misión de estas trincheras, fue por una parte impedir la subida por el Rio Chagres hacia Panamá a los enemigos que pudieran penetrar desde el río y además la defensa del Cerro del Gatún, cuya estratégica situación saltaba a la vista. La disposición y orientación de estas trincheras demostraba con precisión que las que miraban al Río Chagres batían perfectamente un gran trayecto de éste y cualquier embarcación que tratase de pasar por aquel sector caería forzosamente bajo el fuego de sus defensores. Las trincheras situadas en el lado Sur del cerro tenían por misión defender esta posición de los posibles ataques que pudiesen sobrevenir por la espalda dado el caso de que el enemigo pretendiese apoderarse de esta posición intentando trepar por la quebrada lateral que desciende desde su cumbre.

        Con cañones de pequeño calibre podía batirse todo el espacio comprendido hasta la orilla opuesta y efectivamente, aunque no se han podido hallar armas de aquella época. Existen todavía en la parte baja del cerro huellas de un  antiguo emplazamiento para armas de largo alcance, consistente en entalladuras hechas en las rocas para que pudiera instalarse la artillería.

        Por documentos existentes en el A.G.I. de Sevilla he podido comprobar la existencia de defensas en diversas épocas en los alrededores del Cerro Gatún, pero probablemente las actuales trincheras que aquí estudiamos, tal como están en la actualidad, datan de los años que siguieron al ataque de Vernon en 1741 y posiblemente alcanzaron su máximo florecimiento durante el periodo  de reconstrucción del Fuerte de San Lorenzo en la boca del Río de Chagres.

        Existe en las proximidades del Cerro del Gatún un lugar señalado en los mapas con el nombre de Trapiche de los Albarillos. Allí existe una quebrada de donde se extrajo mucha piedra para las construcciones de la época y de la que se extrajo mucha cal de excelente calidad que fue utilizada en las diversas obras de fortificación. Gran parte del Cerro del Gatún es de naturaleza caliza como puede comprobarse por las numerosas y profundas grietas que lo recorren y en las cuales los fuertes aguaceros tropicales han labrado túneles y galerías de grandes dimensiones. Es una especie de “karst”.

        Las defensas de más difícil acceso son las líneas de trincheras que dirigen sus frentes hacia el Norte, es decir hacia el Río de Chagres. La de mayor longitud es la que recorre toda la cara Norte del cerro, otra hacia el Oeste que protege la subida por la quebrada que asciende desde el Río Indio, afluente del Chagres y una tercera que defiende el lado Sur del cerro que tiene acceso por la misma quebrada mencionada. Otro núcleo está formado por dos trincheras que defienden otra elevación o cota de las tres más altas que forman el Cerro del Gatún por su lado occidental y meridional. Hay otro núcleo más pequeño formado por una trinchera semicircular que rodea el tercer pico del cerro y otra pequeña que se levanta unos metros más arriba.

        Otros dos núcleos no constituyen líneas de trincheras sino son emplazamientos de una batería de cañones que debió estar en las faldas del cerro y servía para batir el río Chagres y apuntaban a las líneas de flotación de los barcos que por allí intentaran pasar.

        Todas las trincheras tienen la misma sección, de forma que se ve que fueron construídas siguiendo un mismo plano y en una misma época. Se trata de líneas o surcos abiertos en la tierra en las faldas del cerro, recubiertas de piedra cuidadosamente colocadas al estilo llamado “mampostería”, pero con una leve argamasa de unión que da mayor solidez al conjunto. La profundidad de la trinchera es como promedio de 1.10 metros lo que permite a un hombre de regular tamaño permanecer agachado y poder ver a distancia. La anchura de la trinchera, por su parte superior es de 1.00 metro como promedio y por su fondo de 0.60 metros. Esta diferencia entre la parte superior e inferior se debe a la existencia de un escalón que recorre toda la longitud de la trinchera y que servía para apoyar la rodilla y así poder agacharse más cómodamente para efectuar el disparo. Mientras que la pared posterior de la trinchera es vertical, la pared anterior está levemente inclinada hacia adelante para dar mayor comodidad al tirador. De trecho en trecho las trincheras tienen cortes y salidas hacia la campiña, representando un papel de desagües para evitar el estancamiento del agua durante las lluvias en el interior de las trincheras y además para permitir a los defensores salir con facilidad en caso necesario.

        En general este sistema de defensa está construido al parecer según aquel principio de que no hay fuerza sin habilidad.

 

D:\Documents and Settings\Jose Manuel\Mis documentos\Mis imágenes\DR. REVERTE fuerte s. lorenzo\PLANO DE CHAGRES.jpg