CÁMARA DE GAS

La primera ejecución con cámara de gas tuvo lugar en California (1937), primer estado de los Estados Unidos que adoptó este sistema de aplicar la pena de muerte para substituir a la horca y a la silla eléctrica. El primer lugar donde se instaló fué la prisión de San Quintín.

Se trata de una cámara herméticamentre cerrada y blindada para evitar que el gas pueda salir al exterior. De forma circular, cuadrada o octogonal, rodeada de una barandilla para separarla de los testigos que presencian oficialmente la ejecución. En el centro de esta cámara se sitúa la silla en la que el reo es sujetado con correas de cuero. Bien iluminada por luz fluorescente, desde el exterior los testigos pueden presenciar la ejecución a través de gruesos cristales transparentes.

Debajo y junto a la silla hay un dispositivo para la producción del gas letal, En un pequeño armario, una caja de estaño contiene ácido sulfúrico y otra cianuro potásico. El encargado de la ejecución llena un recipiente con 86 onzas del ácido sulfúrico y toma 17 onzas de cianuro en pastillas o bolas de forma aovada que envuelve cuidadosamente en una bolsa de tela. El ácido sulfúrico discurre por unos tubos situados bajo la silla. Desde fuera de la cámara, por medio de unos brazos mecánicos similares a los empleados en los Laboratorios donde se manejan substancias radioactivas, se coloca el cianuro sobre el ácido, bajo la silla.

El reo penetra en la cámara con su escolta. Se le sujeta a la silla y se le cubre la cabeza y la cara con una especie de máscara parecida a las antigas, pero ésta está preparada para que le lleguen los gases letales más intensamente. Se fija un estetoscopio "long distance" sobre el hemitórax izquierdo del reo. El médico de la prisión está al otro extremo a la escucha para determinar el momento de la muerte. Salen los ayudantes y se cierra herméticamente la puerta de la cámara en presencia del Alcaide de la prisión y los testigos.

A una señal del Alcaide, un funcionario de prisiones tira de una palanca que acciona el brazo mecánico que sostiene las píldoras de cianuro potásico. Estas caen en el ácido sulfúrico. Al ponerse en contacto ambas substancias, se produce el gas cianhídrico que asciende desde la parte baja de la silla y es respirado por el reo. En 10 a 20 segundos el gas adquiere su máxima concentración. Tras unas breves contorsiones, el reo pierde el conocimiento, la cabeza cae de lado y se produce una intensa sialorrea que sale al exterior. El médico controla desde fuera el latido cardiaco. En algunos casos se detiene después de un minuto, pero en la mayoría tarda hasta 10 minutos y aún más. Entonces, el médico declara muerto al condenado.

Unos extractores situados en el techo vacían la cámara del gas mortal, tras de lo cual es retirado el cuerpo. En algunas prisiones hay dos sillas en el interior de la cámara de gas para ejecutar simultáneamente a dos reos.


Museo de Antropología Médico-Forense Paleopatología y Criminalística
PROFESOR JOSÉ MANUEL REVERTE COMA