EL ESLABÓN PERDIDO
  • EL HOMBRE DE PILTDOWN
  • LOS ANTEPASADOS DEL HOMBRE
  • RAMAPITHECUS, SIVAPITHECUS, GIGANTOPITHECUS
  • AUSTRALOPITHECUS

LOS ESLABONES HALLADOS

Haremos un rápido repaso de los eslabones fósiles que han sido hallados en diversos lugares del mundo y que nos permiten sospechar lo que pudo ser la cadena evolutiva que fué orientándose hacia la aparición del Homo sapiens actual. Será algo así como si observáramos en el espacio y en el tiempo los pasos vacilantes que ha dado la evolución para ir transformando los Primates en Homínidos y éstos en Hombres. Cada elemento que se añade al Registro Fósil aporta un nuevo dato, un nuevo rasgo. Es como si de una extensa película cinematográfica de varias horas de duración hubiésemos cortado de vez en cuando un fotograma aislado. Estos fotogramas, unidos en algún momento todos, con pequeña variación de uno a otro, constituyen la gran película de la evolución y aparición del Hombre sobre la tierra.

UN ESLABON FALSO: EL HOMBRE DE PILTDOWN

El año de 1912, en un lugar llamado Piltdown, al Sur de Inglaterra, donde se explotaba una cantera, el jurista y arqueólogo aficionado Charles Dawson encontraba el cráneo que se ha llamado de Piltdown, una falsificación preparada para ser "descubierta", compuesta por un cráneo moderno con una mandíbula de mono, preparados químicamente para darle una pátina de antigüedad. El Dr. Woodward describió el "fósil" y lo bautizó como "El Hombre-mono de Piltdown", dándole el nombre técnico de Loantropus (Hombre de la Aurora). En 1955, el Dr. Weiner, anatomista de la Universidad de Oxford y el Dr. Oakey, demostraron con investigaciones paralelas que el supuesto eslabón perdido era un fraude. En 1959 el análisis de C-14 reveló que los fragmentos tenían menos de 500 años de antigüedad. Fué uno de los grandes escándalos de la Paleontología. Nunca se ha sabido realmente quién "plantó" aquel engendro de Hombre-orangután, que quizás empezó por ser una broma pesada y casi acaba en tragedia.

LOS ANTEPASADOS DEL HOMBRE

Si hoy sabemos que no descendemos del mono,en cambio sí hay motivos fundados para creer que nuestro antepasado fué un Primate. Comprenden los primates desde las musarañas arbóreas, tupayas, loris, gálagos, potos, lemures, monos inferiores a los monos antropoides, todos los cuales tienen en común los dedos prensiles con uñas en lugar de garras y visión binocular proporcionada por sus ojos frontales, ya no laterales como en los otros animales.

Pudo ser una musaraña arbórea el primer Primate que dió origen a los monos hace 40.000.000 de años, a los Antropoides (que aparecieron hace 30.000.000 de años) y a los Homínidos que surgieron hace 14 a 4.000.000 de años. Desde hace 70 millones de años, los Primates han ido aumentando su tamaño corporal, su inteligencia y su forma de comportarse. Por las pruebas químicas realizadas (estudios de proteínas) el más parecido al hombre químicamente es el chimpancé. El gorila y el orangután son primos más lejanos.

Richard Leakey señala que hace 20.000.000 de años Africa era el dominio de unos animales primitivos parecidos a los antropomorfos llamados Driopitecinos, que vivían en las espesas selvas, alimentándose de frutos, hojas, flores, retoños blandos e insectos. Uno de ellos fué el Proconsul africanus, cuyo cráneo halló Mary Leakey en 1948. Andaba a cuatro patas. Notables cambios climáticos tuvieron lugar hace 18 a 16 millones de años y esto dió origen también a muchos cambios evolutivos, el más importante de los cuales fué la aparición de una nueva especie: Ramapithecus.

RAMAPITHECUS, SIVAPITHECUS, GIGANTOPITHECUS

La palabra Ramapithecus procede etimológicamente de Rama, el héroe legendario de la cultura hindú. Es el antepasado de los Homínidos más antiguo que se conoce. No tenemos un ejemplar completo, sino sólo fragmentos de mandíbulas y dientes. Se le atribuye una antigüedad de 12 a 14 millones de años, y fueron hallados en el Mioceno Superior y Plioceno Inferior de la India (Montes Siwalik) y Africa. El primer ejemplar, una porción de maxilar derecho con cuatro dientes, fué encontrado por Lewis en 1933. En estos dientes se han creído reconocer caracteres hominoideos, tales como arco dentario parabólico igual que en el Hombre, ausencia de diastema, caninos pequeños, cara levemente prógnata. Hrdlicka no estaba de acuerdo con esta interpretación, creyendo que se trataba más bien de un Póngido con caracteres pitecoides. No sería extraño que un buen día aparezca otro resto fósil anterior a Ramapithecus y se convierta en un antepasado mejor para los Homínidos. En Africa, Leakey encontró un pariente próximo a Ramapithecus el año 1961 en Fort Ternan (Kenia), al que dió una antigüedad de 14 millones de años por medio de la técnica del Potasio/Argón, es decir del periodo Plioceno. Ramapithecus estaba mejor adaptado a los bosques con claros, en los que encontró una comida más dura que la de los Driopithecus por lo que desarrollaron unos dientes incisivos menores y unos molares más anchos y planos. Se difundieron por Asia, Europa y Africa.

David Pilbeam, excavando en los Montes Siwalik (Paquistán) ha encontrado tres tamaños de Hominoideos: Ramapithecus que debió pesar 20 Kg y vivía alternando árboles y suelo, Sivapithecus, muy parecido al anterior, tanto arbóreo como terrestre y Giganthopithecus, que era muy grande (la leyenda del Yeti o Abominable Hombre de las Nieves se ha relacionado con él). Vivieron hace 14 millones de años, pero hace 8 millones, debido probablemente a un cambio climático, desaparecen de Siwalik marchando a otras latitudes.

A U S T R A L O P I T H E C U S

Son Primates aparecidos en Africa austral, de gran interés para la Prehistoria humana. Fué R.A.Dart, profesor de la Universidad de Witwatersrand en Johannesburgo quien en 1925 describió por primera vez con el nombre de Australopithecus africanus (Mono austral africano), un fragmento de cráneo que debió pertenecer a un niño, a quien por haber sido hallado cerca de Taung en Bechuanaland lo llamó "El Niño de Taung".

Se trata de un cráneo incompleto que conserva el molde del endocráneo. Tiene un gran prognatismo, pero Dart observó que los dientes presentaban caracteres hominoideos. Era evidentemente un eslabón entre los Primates superiores y el Hombre. Fué estudiado por diversos investigadores y cada uno emitió una opinión diferente. Elliot Smith consideró que por la extensión del lóbulo parietal tenía ya caracteres humanos. Broom, el otro gran investigador sudafricano estuvo de acuerdo con Dart. Dijo que se parecía al Hombre de Piltdown.

Aunque el cráneo se parece al de un chimpancé infantil, es mucho menos antropoide. La frente es más ancha y menos huidiza y faltan los arcos supraorbitarios. Es dolicocéfalo y los antropoides son braquicéfalos.

Broom, miembro del Museo de Transvaal, encontró varios años después (1936) en Sterkfontein otro ejemplar parecido al Niño de Taung y le llamó Australopithecus transvaalensis y hace de él un género nuevo, el Plesianthropus. Su cráneo es mayor que el del chimpancé. Tiene un volumen de 600 cc y los senos frontales son grandes. Poco después vuelve a encontrar otro, esta vez en Kromdrai (1938) y le llama Paranthropus robustus y aún en 1947 exhuma en Swartkrans un ejemplar de gran talla, el Paranthropus crassidens. Este hombre incansable a pesar de su edad, vuelve a excavar con éxito también en Makapansgat, a 200 Km al Norte de Pretoria y obtiene varios fragmentos del que llama Australopithecus prometeus (en terreno Pleistoceno) porque ya observa que había conocido el fuego. Y en 1951 encuentra una mandíbula con la que hace el género Telanthropus y al año siguiente muere aunque las excavaciones y los hallazgos continuaron.

Australopithecus boisei

El 17 de julio de 1959, Mary Leakey encontraba en la Garganta de Olduvai un cráneo de Australopithecus robustus, al que llamaron ella y su esposo Louis, Australopithecus boisei, en honor al mecenas de las eacavaciones, Charles Boise. El primer nombre que le dieron fué "Dear boy" (querido muchacho) y la prensa de entonces le llamó "El Hombre cascanueces" por los enormes dientes que tenía. Era como el A. robustus pero aún más fuerte. Pudo ser bien datado en 1.750.000 años. Dos años después Louis Leakey encontraba con su hijo Jonathan su primer Homo, al que llamó Homo habilis, el primer fabricante de instrumentos que vivió junto al Lago Turkana hace casi 2.000.000 de años.

Los Australopithecus serían contemporáneos de la industria llama "pebble culture" de finales del periodo Kageriano. Y si no fueron ellos los autores como han pensado algunos estudiosos, al menos vivieron con un Homínido que sabía tallar la piedra y por ello ya eran hombres verdaderos. Los Australopithecus tienen una antigüedad de 6.5 millones de años. Otros autores los datan entre 500.000 a 1 millón de años. Sin duda se mantenía ya en posición vertical, erguido, lo que se demuestra por la posición del agujero occipital. Faltan los eslabones que conecten los Australopithecus con el tronco Antropoide. Otro enigma de los muchos que tiene la aparición del Hombre sobre la tierra.

Los Australopithecus tienen rasgos humanos. Los dientes y mandíbulas son humanos, el cráneo está ya equilibrado sobre la columna vertebral y no inclinado hacia adelante como ocurre en los Antropoides. Los caninos son pequeños. Los brazos son ya más cortos y delgados. Vivían en campo abierto y caminaban erguidos. El volumen de su cerebro no era mayor que el de un gorila. Eran los seres que estaban evolucionando en la línea del Hombre.

Hoy se admite un único género que engloba a todos estos ejemplares que hemos mencionado: Australopithecus y dos especies, A. africanus y A. robustus.

Los Australopithecus de Africa del Sur y oriental son los primeros Primates fósiles homínidos erectos y bípedos. El A. africanus es el más antiguo. Era bastante pequeño, pesando 22 a 40 Kg, muy ágil, con un volumen cerebral de 425-700 cc, mayor que el de cualquier antropomorfo, pero menor que el más pequeño H. sapiens. Era ya cazador utilizando mazas de hueso y quijadas de antílope para golpear y cortar. El A.robustus era casi el doble de grande que el A. africanus. Tenía una pesada mandíbula con molares masticadores y comía raíces mezcladas con tierra lo que le produjo una fuerte abrasión. Tenía la frente baja. Así que hace 2 millones de años en Africa convivían un Australopithecus grácil, un Australopithecus robusto y un Homo habilis.

¿COMO PODEMOS SABER AL VER UNOS RESTOS OSEOS SI TENEMOS UN HOMBRE ANTE NOSOTROS O SE TRATA DE UN ESLABON DE LA CADENA EVOLUTIVA?

A veces los huesos fósiles, generalmente fragmentarios, son difíciles de interpretar. En los eslabones que hemos ido describiendo se ven rasgos que recuerdan al hombre y otros que son característicos de los Homínidos.

El volumen craneal es un criterio que nos permite saber si se trata de un ser inteligente, aunque no sea un criterio absoluto.

Otro criterio más seguro es la asociación con útiles o herramientas artificialmente fabricadas. Es la fase instrumental como la llama Piveteau quien afirma: "Desde que nos encontramos en presencia de útiles, se podrá asegurar, sea cual fuere su factura y la forma del cráneo del ser que los ha fabricado, que éste en la estructura profunda de su cerebro, había franqueado el umbral de la inteligencia". La edad de su aparición, la época en que vivió ya se deduce por medio de otras técnicas, tales como la estratigrafía, estudio del terreno, determinaciones químicas como el Potasio/Argón, etc.

 


Museo de Antropología Médico-Forense Paleopatología y Criminalística
PROFESOR JOSÉ MANUEL REVERTE COMA