EMBALSAMAMIENTOS EN LA ACTUALIDAD

Embalsamamiento es toda operación que tiene por objeto la conservación del cadáver, sea completo o se trate de alguna de sus partes, previniendo los fenómenos de putrefacción. La palabra embalsamar procede de la palabra bálsamo que era una substancia que servía para la preservación.

Desde tiempos remotos como hemos visto anteriormente, el ser humano ha tratado de conservar sus cadáveres o al menos los de personajes importantes del grupo tales como jefes, sacerdotes, guerreros o antepasados. Los egipcios embalsamaron a sus muertos con complicadas técnicas muy perfeccionadas (desde los faraones y sacerdotes, a los funcionarios, guerreros y hasta animales sagrados) que se han conservado en estado de momificación hasta nuestros días.

Los antiguos peruanos hicieron lo mismo con sus cadáveres (bultos peruanos), como lo han hecho los pueblos más diversos, africanos, ecuatorianos, jíbaros (tzantzas), los indios cunas (utilizando la desecación del cadáver artificialmente), en Oceanía donde se preparaban convenientemente las cabezas-trofeos. Y algunos como los habitantes de las Islas Fidji, reconstruyeron sobre el cráneo limpio las partes blandas del rostro moldeándolas con una mezcla de barro y paja que se endurecía. En las órbitas colocaban unos fragmentos de conchas de crustáceos a manera de ojos.

Los judíos, árabes, guanches, hindúes, chinos y romanos, en ciertas épocas embalsamaron sus cadáveres para conservarlos en el mejos estado posible.

En otro capítulo de esta obra dedicamos amplio espacio a las técnicas utilizadas por egipcios y otros pueblos para la conservación de sus muertos.

En toda la antigüedad estuvo muy arraigada la creencia de que al morir el individuo, algo de su espíritu quedaba vivo en el cuerpo inerte, con capacidad de seguir actuando contra los demás. Basta recordar la superstición del "vampiro", extendida por Europa Central y Oriental, la idea de que ciertos cadáveres no acaban de morir, que se mueven en la tumba, donde se escuchan los chasquidos de su lengua, les crecen las uñas y el pelo, y salen de sus fosas en determinadas épocas u horas de la noche para chupar la sangre de los seres humanos, único método para conservar su vitalidad.

De aquí que se intentase "matar al muerto" inutilizándolo para que no produjese daño. Por eso se clavaba una estaca aguzada de madera en el corazón del supuesto "nosferatu", se sembraban espesos matorrales de espinos alrededor de la tumba, se clavaba al muerto atravesándole el cráneo con un gran clavo forjado o con mútiples clavos que sujetaban brazos y piernas, o bien lo fragmentaban, cortando la cabeza y poniéndola entre las piernas para que no pudiese volver a colocarla en su sitio o bien se quemaba el cadáver y se aventaban sus cenizas o se lanzaban a un río. Los indios cunas tenían la costumbre de sacar los ojos a los cadáveres de sus chamanes antes de enterrarlos para que no pudiesen hacerles ningún daño a los vivos.

Otros pueblos de América y Africa los ataban como un saco para que no pudiesen moverse en sus tumbas y salir de ellas.

Una obra muy curiosa del s. XVII titulada: "Modo práctico de embalsamar cuerpos defunctos..." (1666) y de la que es autor Pérez Fadrique, menciona entre otros un ungüento llamado mirracio, inventado por D. Pedro del Agua, docto boticario del rey Francisco I de Francia. Lo llevaban consigo los que viajaban por lejanas tierras por si moría durante el viaje, en cuyo caso debían ser untados con él y así ungidos pudieran ser traídos a su tierra sin el riesgo de corromperse por el camino. El tal ungüento estaba compuesto por sal, alumbre, mirra, azíbar, ajenjo, cinamomo que suplía a la canela, cominos, clavos, parte del árbol sílice y pimienta. Se le añadía vinagre a esta mezcla para darle forma de ungüento. La técnica consistía en vaciar el cuerpo de vísceras, lavarlo bien, limpiándolo, rociándolo y untándolo por fuera y por dentro con dicho ungüento. Luego le ungían por fuera con cera y envuelto en un lienzo, lo encerraban en un féretro de plomo.

Cuenta la Biblia que Nembroth, biznieto de Noé, Rey de Babilonia es el primer hombre del que se tiene noticia de que fuera embalsamado por haber hecho cosas tan notables como el zigurath o Torre de Babel. Sus súbditos quisieron conservarle como si aún estuviera vivo. El dios Toth embalsamaba cadáveres según las tradiciones egipcias antiguas. Era el dios que pesaba las almas, inventor de la Ley y la Justicia.

Pérez Fadrique, en la obra citada describe el procedimiento que utilizaba en el s. XVII para embalsamar cadáveres. Se colocaba el cuerpo sobre una escalera arrimada a la pared, sujeto con ligaduras por hombros y brazos o bien sobre una mesa de madera que llamaban "bufete". Utilizando un cuchillo de forma curva, parecido a una pequeña hoz, se comenzaba a cortar la piel sobre el hueco supraesternal (que el autor llama holla). Seguía el corte sobre el esternón y atravesando éste si era preciso con golpes de mazo de madera sobre el cuchillo ("como los latoneros suelen volver la hoja de lata"), se continuaba el corte a lo largo del vientre hasta llegar al "hueso del empeine", con cuidado de no romper los intestinos. Se separaban las partes y se ligaban los intestinos (recto y duodeno) "porque no salga y dé mal olor la materia fecal".

Con dos separadores a manera de anzuelos se levantaba el "hueso del pecho" o bien se abría por medio de dos ayudantes. "Levantado este hueso, entrará el cirujano la mano siniestra, buscará la traquearteria y esófago, y asido, lo irá descarnando hacia la parte de la garganta, buscando la raíz de la lengua, la cual se sacará por esta parte y no por la boca".

De esta foma se iban vaciando las cavidades. "Si pidieran el corazón para guardarlo aderezado de por sí, se apartará".

"Estando expurgadas estas dos cavidades de todas las entrañas, se quitará el cuerpo de la escalera y se pondrá sobre la mesa de madera, tendido, quedando la cabeza de fuera para poder más bien cortarle alrededor el cutis o pellejo hasta el hueso".

"Separada la piel de la cabeza, la calvaria aserrada y levantada, se sacará la substancia o médula cerebral".

Luego daba unas incisiones en las partes más carnosas del cuerpo (brazos, piernas, muslos y nalgas), "para que salga la sangre y porque a través de ellas penetre el medicamento como hacía Paulo Zacchia, y así se preserve bien el cuerpo...Se vaciarán los ojos con toda diligencia con cuidado de no lastimar las palpebras ni otra parte de la cara".

Entonces lavaba el cuerpo con el siguiente cocimiento:

Acíbar.............. 4 onzas

Coloquíntida........ 6 onzas

Alumbre............. 8 onzas

Alcaparrosa......... 4 onzas

Ajenjos............. 4 manojos

Lejía............... 3 azumbres

Una vez hervidos todos estos productos, se añadía este otro cocimiento:

Aguardiente de cabeza...... 1 azumbre

Vinagre fuerte............. 2 azumbres

Sal molida................. 8 libras

Con esta mezcla se lavaban las tres cavidades y demás incisiones con 3 ó 4 esponjas. Después se rellenaban los huecos con este polvo preservativo:

Eneldo-----------Hierbabuena

Manzanilla-------Flor de Lirio

Anís-------------Almoraduz

Hojas de tabaco--Tomillo

Cálamo aromático- Salvia

Meliloto----------Juncia

A estas hierbas secas y molidas (cantidad a discreción), añadía cal viva (un celemín) y sal (6 celemines) todo mezclado.

A continuación da una segunda receta, más segura que la primera, a base de ajenjos, romero, estoraque, benjuí, piedra alumbre, cominos, escordio, espliego, mirrha, acíbar, bálsamo negro, cal viva, sal y 30 manos de árbol ciprés. Esto último "porque al ciprés no le da carcoma y echa de sí un suavísimo olor que guarda para siempre".

También recomendaba como admirable y singular medida el pisasfalto que es lo mismo que mumia, según Dioscórides. Tiene tal poder embalsamador, dice, que los sirios sólo con esto embalsamaban. "Es un género de pez o betún, que nace en el territorio de Bolonia, y que no falta en nuestras boticas".

A falta de él utilizaba la pez líquida o negra como recomendaba Dioscórides.

Una vez rellenas las cavidades con aquellas substancias se cosían todas las incisiones con la costura llamada "de pellejero".

Para terminar bien el trabajo era preciso "barnizar el cadáver". Esto se hacía con las siguientes fórmulas:

Linimento para ungir el cuerpo

Trementina...............5 libras

Pisasfalto...............1 libra

Pez negra................2 libras

Bálsamo..................4 onzas

Estoraque................1 libra

Benjuí...................1 libra

Acacia.................. 1 libra

Todos estos productos se derretían y mezclaban bien. Luego se untaba la mezcla por todo el cuerpo, excepto cara, cabeza y manos. Seguidamente se vendaba el cuerpo con un lienzo en tiras o vendas de 6 dedos de anchura y 16 varas de largo enceradas con el siguiente betún:

Betún para encerar las vendas

Pez negra .............. 5 libras

Resina ................. 4 libras

Estoraque............... 2 libras

Dragaganto ............. 1 libra

Almáciga ............... 1/2 libra

Cera ................... 2 libras

Se derretía en un perol y se iban mojando en este betún las vendas a medida que se iban colocando sobre el cuerpo.

Una vez embalsamado así el cuerpo, el barbero le hacía la barba al muerto, componiendo el bigote y el pelo para que quedara como acostumbraba a ir en vida. Arreglado así, se untaba el rostro, manos y cabeza con:

Ambar ..... Bálsamo

Almizcle ... Algalia

Agua de ámbar

En las narices se introducían unas mechas largas untadas con el mismo ungüento. Para que no quedasen hundidos los ojos se ponía cera debajo de los párpados. El color del rostro había de quedar como en vida. Esto es lo que hoy se llama "toilette" del cadáver, "maquillaje" y en Norteamérica "make-up".

Una vez embalsamado el cuerpo y arreglado, se colocaba con sus vestiduras según su calidad o dignidad en un féretro o ataúd de plomo, cedro o ciprés, con sus aldas y aldabones, y una vidriera en la parte que correspondía a la cara. Se rellenaban los vacíos del féretro con ramos de ciprés, lo que preservaba de la corrupción y daba un "suavísimo olor".

Reconoce el autor que este procedimiento era tan costoso que sólo estaba al alcance de "los Reyes y Pontífices".

Métodos de conservación del cadáver en la época actual

Son diversas la razones por las cuales se desea conservar un cadáver exento de putrefacción o descomposición. Unas veces es debido a la necesidad de conservar el cuerpo para realizar con él prácticas anatómicas, preparaciones anatómicas o disección. Esto es propio de los Servicios Universitarios de Anatomía. Otras veces es por petición de los familiares del difunto o por disposición testamentaria.

En otras circunstancias, la conservación del cadáver por medio de embalsamamiento está destinada a mantenerlo en las condiciones óptimas para su traslado a otro país o por circunstancias legales o políticas especiales tales como los cadáveres de personajes famosos en la vida pública, jefes de Estado (Eva Perón, Lenin), etc.

Así decía el Dr. Antonio Piga, mi maestro, que el embalsamamiento puede considerarse desde dos puntos de vista: para la conservación artificial de la forma y desde el punto de vista sanitario, para evitar que los fenómenos putrefactivos sean un peligro para la salud del hombre.

En algunos Estados de Norteamérica, el embalsamamiento es obligatorio en todos los cadáveres que no van a ser incinerados. Los especialistas acreditados en estas técnicas, que son un verdadero arte en Estados Unidos se llaman "embalmers".

En las Salas de Anatomía, la conservación del cadáver entero, previene los peligros de infecciones para el anatomista y prolonga el tiempo de aprovechamiento del cuerpo para realizar trabajos de disección propios de la enseñanza de la Anatomía.

Los medios utilizados para la conservación cadavérica pueden ser físicos y químicos, temporales o perpetuos.

Loa temporales son los que se utilizan en los Institutos Anatómicos Forenses mientras llega el momento de practicar la autopsia. Tal es la refrigeración o congelación. Otros procedimientos físicos son la cocción y la desecación.

En el siglo XIX, a petición del Dr. BROUARDEL, se decidió en 1880, que el mejor sistema para conservar los cadáveres en la Morgue de París era la refrigeración y así fué adoptado este sistema. Mignon y Rourt construyeron unos costosos aparatos refrigeradores.

Los procedimientos químicos son muy variados y hay tantos que da la impresión de que ninguno es plenamente satisfactorio. Iremos viendo algunos a lo largo de este capítulo.

Se basan todos los métodos químicos en el efecto de ciertas substancias antisépticas sobre los gérmenes de la putrefacción a los que destruyen impidiendo que la descomposición se instale en los tejidos. Otras substancias químicas producen la coagulación de los tejidos.

Desde que DÖN llamó la atención de los investigadores sobre el aldehído fórmico por su poderosa acción antiséptica, se habían realizado muchos trabajos, pero los primeros que lo emplearon para conservar cadáveres fueron los hermanos DE RECHTER en Bélgica, utilizando soluciones acuosas concentradas bajo la forma de formalina (solución al 40%). Utilizaron el cadáver de una mujer muerta en el Hospital de San Pedro de Bruselas el 8 de febrero de 1898, y lo tuvieron en vapores de formaldehido dentro de un aparato de su invención. Al mes el cadáver estaba en perfecto estado como en el momento de la muerte. Se hizo la autopsia y se vió que las vísceras habían conservado su plasticidad normal. Se trataba de un progreso notable en la conservación de cadáveres.

Las substancias químicas más empleadas además del formol son los ácidos como el clorhídrico, el sulfúrico, nítrico, crómico, sulfuroso, arsenioso, arsénico, bórico, benzoico, acético, fénico, salicílico, pícrico, piroleñoso, tánico, tímico y cianhídrico entre otros.

También las sales se utilizan en la conservación del cadáver (cloruro sódico, hipocloritos sódico, potásico, cálcico, el sulfito neutro de potasio, el permanganato potásico y el cromato potásico; silicato y acetato sódico; sulfato alumínico, acetato alumínico, cloruro de aluminio, alumbre, percloruro de hierro, sulfato ferroso, cloruro de cinc, sulfato y nitrato de cinc, cloruro de estaño, sulfato de cobre, sales ds plomo y de plata, sublimado corrosivo y oxicianuro de mercurio.

Por el alto grado de toxicidad de muchas de estas substancias, no son muy fáciles de manejar por el investigador.

La técnica de Laskowski para embalsamar utilizaba el ácido fénico, pero tenía el inconveniente de que se ennegrecían los tejidos incluso la piel. Utilizaba el ácido fénico en proporciones del 10 x100.

El método de Sucquet utilizaba el cloruro de cinc.

Otras técnicas clásicas pueden verse en el apéndice al final de este capítulo.

Otras substancias conservadoras son el alcohol y la glicerina, el agua oxigenada, cloral, cloroformo, brea pura, creosota, aceites esenciales, éter, polvos de azufre, carbón, mirra y substancias aromáticas.

El alcohol tiene el inconveniente de que se evapora con gran facilidad.

La glicerina es el vehículo de predilección en los embalsamamientos por su acción conservadora al substituir el agua de los tejidos que es uno de los medios que favorecen la putrefacción. Además se evapora con mucha dificultad, por lo que conserva la flexibilidad de los órganos e impide que se retraigan y disminuyan de volumen.

Procedimientos actuales para embalsamar

Con ellos se pretende retrasar la putrefacción aunque sea a corto plazo. Sin embargo, se obtienen con ellos a veces, embalsamamientos de larga duración.

El más utilizado ha sido siempre la inyección en el sistema vascular de substancias como el formol o masas repletivas preparadas con substancias diversas como agua, alcohol, éter, cloroformo, aceites esenciales (trementina), glicerina, aceites grasos, manteca, sebo, esperma de ballena, cera, trementina de Venecia, colofonia, barnices (copal, laca), lacre, gutapercha, yeso, gelatinas, albúmina, colodión, leche y otras. Para ello se sigue el siguiente procedimiento:

Extendido el cadáver, se practica una incisión de 4 cm de longitud a nivel del borde anterior del músculo esternocleidomastoideo derecho, cortando piel, músculo cutáneo y aponeurosis. Se diseca el paquete vásculo-nervioso del cuello y se aisla la carótida de la vena yugular interna, pasando por debajo de la arteria el hilo de seda que se va a utilizar para ligar el vaso. Se liga y se incinde por debajo y se fija una cánula dirigida hacia el corazón.

Luego se practica otra incisión en la parte súpero-anterior de cada muslo, buscando y ligando las dos arterias femorales e insertando en cada una, una cánula dirigida hacia la porción distal del miembro. Después de situada la cánula se liga la arteria y se fija aquélla.

Aparatos inyectores muy utilizados son los de Balthazard y el de Collin-Farabeuf que utilizan la acción de la gravedad para inyectar el líquido en las arterias. La más empleada es la bomba de Collin y también el aparato impulsor de Lacaze-Duthier. Todos estos aparatos deben mantenerse perfectamente limpios una vez utilizados.

Se conectan las cánulas con el recipiente del inyector, colocado un metro y medio por encima de la mesa donde se sitúa el cadáver y se deja salir algo del líquido desalojando el aire del tubo conectado a la cánula y se abre la llave lentamente. Se podrá ver cómo el líquido corre primeramente con rapidez, luego más despacio al ingurgitarse las venas. Se puede entonces elevar más el recipiente para darle más presión al líquido. Cuando han pasado 4 litros, comienza a salir líquido por la nariz.

Se denuda parte de la vena yugular interna, se la rodea con dos hilos de seda y se punza. Sale sangre negra. Cuando ésta cesa y sale el líquido sin teñir, se anudan los hilos por encima y por debajo de la picadura de la vena. Una vez utilizados 6 litros, se liga la carótida y se sutura la herida.

Luego se inyecta el líquido conservador en las cavidades (torácica, abdominal e intracraneal) con una jeringa y aguja larga. Además, con la ayuda de un tubo esofágico se introduce este mismo líquido en el aparato digestivo hasta que corre por el orificio anal. Se tapona éste con algodón empapado en el líquido conservador. Se taponan también las cavidades nasal y bucal de la misma forma y se lava todo el cuerpo con la solución conservadora. Luego se venda todo el cuerpo con vendas de gasa empapadas en el mismo líquido. Si se quiere dar más resistencia al cadáver se recubren estos vendajes con varias capas de barniz o goma laca, de colodión fenicado al 4 % e incluso con silicato sódico.

Después se viste el cadáver y se le hace la toilette facial. Se deposita en una caja de cinc que llevará un lecho de serrín de 3 cm de espesor con cloruro de cinc o ácido bórico.

En los globos oculares se le puede inyectar parafina líquida para que conserven su turgencia como durante la vida.

Se suelda la caja de cinc que puede llevar una ventana con un cristal sellado a la altura del rostro.

Técnicas incruentas

Ya se intentó antiguamente en lugar de utilizar procedimientos cruentos como el anterior (apertura de arterias, eliminación de la sangre, sección de tejidos, inyección de líquidos), realizar el embalsamamiento por procedimientos no mutilantes, recubriendo el cuerpo con polvos aromáticos como las fórmulas de Falconi (sulfato de cinc y esencia de espliego), la fórmula de Vaflard (con ácido fénico) o la fórmula de Mayet y Adrian (residuos de alquitrán de hulla), pero no dieron buenos resultados.

Desde 1917 se vino utilizando una fórmula patentada "secreta", la llamada AETERNITAS, por el Dr. Baras Llados. Con esta fórmula los cadáveres no se descomponían.

El equipo AETERNITAS consta de una colchoneta de preparación y reacción, un envase llamado nº 1, de substancias sólidas y un envase nº 2 de substancias líquidas. Aunque la fórmula patentada es secreta, se sabe que está basada en la acción del aldehído fórmico que se produce en la reacción. Esta substancia se difunde en los tejidos a través de la piel.

Para utilizarlo, primero se abre la tapa de la parte superior de la colchoneta y se extiende por el interior el contenido del envase nº 1, cerrándose de nuevo la tapa. Esta colchoneta se coloca en el interior de la caja de cinc o urna de cristal en que va a depositarse el cadáver y se vierte sobre toda la superficie de la misma el líquido contenido en el envase nº 2. Se coloca el cadáver en la urna y se procede rápidamente al cierre hermético de la misma o del féretro. A los 100 días de esta operación se puede sacar el cadáver y dejarle al aire libre a cuyo contacto se momifica.

Otra técnica es la inventada por el Dr. Rodríguez Fernández denominada VITAMORTIS. Tiene la ventaja de que puede usarse incluso en cadáveres mutilados o autopsiados e incluso en cadáveres en avanzado estado de putrefacción. La fórmula, patentada, es también "secreta". Su aplicación es intramuscular y basa sus efectos en su alto poder antiséptico y de difusión a través de los tejidos del cadáver. El cadáver, al contacto con esta substancia, se endurece y transforma en un material plástico incorruptible.

Los primitivos cristianos usaron ya técnicas parecidas. Es sabido por el Nuevo Testamento cómo NICODEMO y JOSE DE ARIMATEA, compraron 100 libras de perfumes (más de 30 Kg de mirra y áloe) para embalsamar el cuerpo del Maestro en el sepulcro que para él habían habilitado .

Cuentan LOPEZ Y GISGERT ("Tratado de Medicina Legal") que a la muerte del Papa Pio XII, le aplicaron el procedimiento de embalsamar inventado por los Drs. Nuzzi y Galeazzi-Lisi, que era según sus inventores muy parecido al que usaban los antiguos cristianos. Se basaba en la absorción osmótica a través de piel y membranas, de líquidos aromáticos sin que sea precisa ninguna inyección ni sección de arterias o venas. Simplemente encerraban el cuerpo en una bolsa de plástico conteniendo las substancias aromáticas, repitiendo varios días el proceso añadiendo cada día una cantidad similar. Así se logra que el cuerpo se mantenga flexible y fresco.

En Estados Unidos es obligatorio antes de la inhumación la práctica del embalsamamiento por los "embalmers". Utilizan un líquido conservador inyectado en el sistema vascular del cadáver. Lo hacen en 4 puntos fundamentales: carótidas y femorales. El "embalming fluid" coloreado de rosa se compone de formol (40%), glicerina (10%), sulfato magnésico (3%) o fenol, alcohol (1%), cloruro sódico (3%) y agua (43 %). Inyectan cada vez 1.800 cc de líquido, primero al 3%, luego al 6% y por último al 12%. Entre cada inyección se fricciona el cadáver con esponjas empapadas en alcohol para repartir y hacer penetrar el líquido. Luego se ligan las arterias y venas.

Evacuan las cavidades naturales de su contenido con un tubo y por él inyectan el "cavity-fluid", a base de fenol (400 a 500 cc).

En cadáveres de obesos utilizan la técnica de A.BROSCH (inyecciones infiltradas de líquido conservador bajo presión). A veces utilizan una inyección intracerebral a través de la lámina cribosa del etmoides. Inyectan los ojos con parafina en alcohol. Lavan la cavidad bucal e introducen un algodón empapado en líquido formolado. Lo mismo hacen en el ano. Friccionan el cuerpo con líquido conservador y lo envuelven en vendas empapadas en una mezcla de:

Colodión.......... 430 gr

Alcohol 95º....... 480 gr

Balsamo de Tolú... 48 gr

Benjuí............ 40 gr

Esencia de timol.. 2 gr

Dejan sólo al descubierto manos y cabeza.

El Dr. ROYO VILLANOVA escribió un trabajo sobre la momia de Lenin. Cita en él la técnica de embalsamamiento utilizada, al menos una parte de lo que se sabía por entonces. Lenin murió en Gorki, pequeña ciudad a 25 Km de Moscú el 21 de enero de 1924, a las 6.30 p.m. a los 54 años de edad de sífilis cerebro-espinal. Su cadáver fué llevado a hombros por varios campesinos que caminaron más de una hora a 35º bajo cero, seguidos de un cortejo de los soviets de la época. Llegados a Moscú, el cuerpo fué expuesto en la Sala de Columnas de "La Casa de las Uniones" y luego se procedió a la conservación que fué realizada por los Prof. Voroviev y Zvarsk, en dos tiempos. Primero fueron unas sencillas manipulaciones para permitir el trasldo y la exposición. Luego, durante seis días, plazo que fué ampliado a un mes, procedieron al embalsamamiento que hubo que prolongar hasta cuatro meses.

Como habían practicado la autopsia del cadáver, no pudieron realizar las maniobras de inyección vascular. Entonces tuvieron que modificar la técnica. Unas partes del cuerpo fueron tratadas con ácido acético y luego usaron agua oxigenada con fórmulas secretas. Se sabe que emplearon en ellas glicerina o parafina y acetato de potasa para evitar la desecación después del proceso de conservación del cadáver.

Posteriormente y en repetidas ocasiones, el cadáver de Lenin sufrió profundas alteraciones que pusieron en peligro su conservación. Cuando yo tuve la oportunidad de ver el cuerpo en el monumento en la Plaza Roja de Moscú, pude darme cuenta ue lo que allí había era una máscara de cera que cubría la cara que debía estar destruída. En uno de los momentos más agudos de su desintegración, fué llamado el Prof. Pedro Ara, el famoso anatómico español, para que "reparase" el cuerpo de Lenin, pero se negó a ir a Moscú. El sabía que sería un fracaso y que su técnica no podía ya ser empleada en aquellos despojos .

Es probable, decía el Prof. Blas Aznar, que fué con el Dr. Antonio Piga y el Dr. Manuel Pérez de Petinto, uno de mis maestros de Medicina Legal, que los Drs. Voroviev y Zvarsk hubiesen utilizado un método parecido al del Prof. Hochstetter, pero dudo que pudieran hacerlo pues Hochstetter trabajaba con el cadáver sin abrir. Y precisamente Hochstetter fué maestro del Dr. Ara cuando estudiaba éste en Alemania con el Prof. Th. Nauck en el Instituto Anatómico de Freiburg in Br. y aprendió con él su técnica de embalsamar. Esta técnica modificada por el propio Ara le dió la oportunidad de hacer embalsamamientos tan perfectos como nadie más ha hecho en el mundo, como el de Eva Perón o el del famoso viejo que puede aún hoy admirarse en Córdoba (Argentina) donde trabajó los últimos años de su vida, o el de la llamada "La bella durmiente".

El Prof. Barrés de Barcelona utilizaba a principios de siglo una técnica especial para embalsamar: "En el fondo del ataúd colocaba 5 Kg de serrín, 500 gramos de carbón vegetal, permanganato potásico, alcanfor y naftalina. Lo empapaba todo con 625 gramos de timol, fenol, alcohol y ácido benzoico. Colocaba el cadáver encima y cerraba el ataúd herméticamente. A los 20 días sacaba el cadáver al aire y en poco tiempo quedaba completamente momificado.

En 1891 DUBOIS desecaba el cadáver con alcohol amílico que inyectaba en diversas partes y éter nítrico. Luego barnizaba el cuerpo con una mezcla de éter sulfúrico, benjuí y bálsamo de Tolú.

Muchos de los embalsamadores han guardado celosamente sus fórmulas. El propio PEDRO ARA nunca quiso enseñar a nadie cómo embalsamaba. Lo mismo sucedió con el holandés RUYSCH (1638-1731) que embalsamó al almirante Berkley, con EFISIO MARINI VERCELLONI, un naturalista que inventó unas cajas embalsamadoras y PABLO GORINI (1813-1881) que embalsamó el cuerpo de los Mazzini en Pisa. Todos se llevaron a la tumba sus secretos.

TECNICA DE KAISERLING

Es un procedimiento para conservar piezas, órganos aislados destinados a Museos o colecciones de Anatomía normal o patológica y no cadáveres enteros. Tiene la ventaja de conservar los colores naturales de los tejidos. Consta de varios tiempos.

1. Lavar la pieza en agua corriente.

2. Sumersión durante 24 horas en el siguiente líquido que puede servir para varias veces:

Nitrato potásico ....... 10 gr

Acetato potásico ....... 30 gr

Formol del comercio .... 150 gr

Agua destilada ......... 1000 gr

3. Lavado rápido en agua corriente.

4. Sumersión durante 12 horas en alcohol de 80º y después en alcohol de 95º de dos a cuatro horas.

5. Conservación en el siguiente líquido:

Acetato potásico ........ 30 gr

Glicerina pura .......... 500 gr

Agua destilada .......... 500 gr

Aquí se conserva indefinidamente. La pieza se coloca con varillas de cristal o placas de cristal en la posición adecuada dentro de una vasija de cristal que luego se tapa y cierra herméticamente.

PETRIFICACION

Además de los procedimientos señalados para conservar los cadáveres, se puede imitar el procedimiento empleado por la Naturaleza para petrificar un cuerpo o una parte de él. Hay diversas técnicas que permiten conservar la forma, el volumen e incluso el color, adquiriendo el conjunto la dureza de la piedra.

COMI utilizaba aceite de semilla de lino mezclado con deuterocloruro de mercurio machacado hasta hacer una pasta uniforme en la que se introducen las piezas durante meses, hasta que la induración era perfecta. Se secaban bien y se trataban pulimentándolas con una piedra de ágata.

VARIOT preconizó a principios de siglo su "método galvanoplástico". Rellenaba el sistema vascular con una mezcla de Cloruro de Cinc, ácido fénico y glicerina, lavando el estómago, fosas nasales, boca e intestino con fuertes soluciones antisépticas. Tapaba los orificios naturales con almácigas conductoras y bañaba el cadáver con una solución de Nitrato de Plata que lo hacía conductor. Reducía el cadáver en el vacío con vapores de fósforo blanco disuelto en Sulfuro de Carbono y luego lo sumergía en un baño de Sulfuro de Cobre. El resultado era el depósito sobre el cuerpo de una capa metálica como si fuese una armadura de 1 mm de espesor.

ATILIO MAGGIA, según me informa mi buen amigo el Dr. GRILLETTO, inventó una técnica para petrificar el cadáver pero no dijo a nadie cómo se hacía y se fué a la tumba con su secreto. JOSE PARAVICINO, Director del Instituto de Anatomía Patológica del Manicomio de Montebello (Italia), cerca de Milán, inventó otra técnica de embalsamamiento. Las piezas que preparó se conservan aún perfectas, pero como tantos otros se llevó a la tumba su secreto. ANCIERI (1935) consiguió también petrificar cadáveres.

Pero el que realizó mejores petrificaciones fué sin duda JERONIMO SEGATO. La idea parece que le vino después de haber soportado una tromba terrestre en el desierto de Egipto. Halló entre la arena caliente desplazada cuerpos humanos y animales perfectamente conservados por desecación. José Pellegrini publicó en Florencia (1835) un trabajo titulado "La artificial reducción a solidez lapidea e inalterabilidad de los animales descubierta por Jerónimo Segato". De la misma forma, si quería, los dejaba inalterables y elásticos. El color no variaba. Ni los insectos ni la humedad atacaban las piezas preparadas por él. Pelos, cabellos, quedaban sólidamente arraigados in situ. Las piezas terminadas conservan aún un realismo extraordinario. Como los anteriores no quiso hacer a nadie partícipe de su secreto que se llevó consigo a la tumba.

Entre los grandes embalsamadores que ha habido en el mundo, fué uno de los más notables el veterinario francés HONORE FRAGONARD (1732-1799) quien con un procedimiento exclusivo de su invención embalsamaba animales (más 3.000 durante su vida). Desgraciadamente quedan pocas muestras de su arte, pero aún se conserva en el Museo de la Escuela de Veterinaria de Alfort (Francia) el conjunto de un caballo y un jinete embalsamados, pero con los tendones, venas y arterias flotando en el aire. Es un ejemplar único en el mundo. Desgraciadamente no dejó escrito ninguno de los procedimientos que empleaba.

El Prof. Bagnaldt utilizaba para embalsamar con éxito una resina llamada "katran" que se extrae de un arbusto sirio. Pero no llegaba a petrificar el cadáver.

 

LEGISLACION

La legislación actual en España sobre embalsamamientos está regulada por la Orden del Ministerio de la Gobernación de 2 de diciembre de 1945 modificada en su artículo 5º por la Orden de 17 de marzo de 1952.

Por ella se dispone obligatoriamente el embalsamamiento cuando la inhumación no pueda realizarse en el plazo de 48 horas a partir del óbito.

No se puede realizar el embalsmamiento en cadáveres de sujetos muertos por cólera, peste, fiebre amarilla, tifus exantemático, meningitis cerebro-espinal, fiebre tifoidea, septicemia gripal, tuberculosis en todas sus formas, gangrena gaseosa, carbunco, tétanos y rabia.

Para poder embalsamar es preciso elevar una instancia a la Dirección General de Sanidad de Madrid o a las Jefaturas Provinciales de Sanidad en el resto de España, expresando el motivo por el que se solicita el embalsamamiento. Se acompañará certificado de defunción y el pago de los derechos correspondientes.

El embalsamamiento habrá de ser practicado por Doctores o Licenciados en Medicina y Cirugía que se hallen en condiciones legales para el ejercicio de la profesión.

Siguen una serie de artículos en los que se especifica la técnica del embalsamamiento. Se especifica que el cadáver embalsamado deberá ser encerrado en un féretro hermético, levantando un acta oficial que se remitirá a la Jefatura de Sanidad.

Esta Legislación se ha modificado solamente en el sentido de que las competencias que antes tenían las Jefaturas de Sanidad, ahora corresponden a las Delegaciones de Salud de las respectivas Comunidades autónomas y los documentos sobre embalsamamiento tienen que llevar el Visto Bueno del Delegado de Salud de la Comunidad autónoma correspondiente.

El Reglamento de Policía Sanitaria Mortuoria sigue basándose en la antigua Legislación de los años 1945 y 1952 citada.

APENDICE

FORMULAS DE LIQUIDOS CONSERVADORES (según MEZQUITA)

BOGROS

Alcohol 36º ...................... 1 parte

Aceite esencial de trementina..... 2 partes

HENOCQUE

Acido salicílico............... 2 partes

Alcohol........................ 200 partes

Agua............................ 800 partes

SAPPEY (I)

Disol. acuosa saturada de ác. arsenioso.... 10 partes

Alcohol ordinario de 36º ................... 1 parte

SAPPEY (II)

Disol.acuosa saturada de ác. arsenioso ...... 5 litros

Ac. clorhídrico o nítrico .................... 25 gr.

Disol. acuosa de bicromato potásico 1/300...... 50 gr.

JAGÜER

Alcohol ...................... 1 parte

Glicerina .................... 1 parte

Agua de mar .................. 10 partes

LANGER

Glicerina .............. 100 partes

Acico fénico ........... 15 partes

Alcohol ................ 11 partes

LASKOWSKI

Glicerina pura de 28º .......... 100 partes

Acido fénico.................... 5 partes

Acido bórico ................... 5 partes

LE PRIEUR

Acido fénico líquido ........... 2,5 partes

Acido arsenioso ................ 2 partes

Glicerina industrial ........... 10 partes

Acetato sódico ................. 10 partes

Agua de fuente ................. 75 partes

PERSONNE

Hidrato de cloral ................ 500 partes

Glicerina......................... 2.500 partes

Agua ............................. 2.500 partes

M E H U

Acido arsenioso ................ 20 partes

Acido fénico ................... 10 partes

Alcohol ........................ 300 partes

Agua ........................... 700 partes

WILLIAM BURNET

Cloruro de cinc ............... 1000 partes

Agua .......................... 8000 partes

CAGGIATTI

Creosota pura ............. 12 gramos

Sulfato alumínico-potásico.. 5 gramos

Nitrato potásico ........... 0.30 gramos

Agua ....................... 1 litro

GOADBY

Cloruro sódico .............. 1000 partes

Alumbre ..................... 480 partes

Cloruro sódico .............. 25 partes

Nitrato potásico ............ 12 partes

Potasa ...................... 60 partes

Acido arsenioso .............. 10 partes

Añádase a 10 litros de esta mezcla filtrada y neutra:

Glicerina ..................... 4 litros

Alcohol metílico .............. 1 litro

URRACA

Bicloruro de mercurio ............. 1 parte

Alumbre ........................... 500 partes

Sal gris .......................... 1800 partes

Agua .............................. 9000 partes

SUCQUET

Hiposulfito sódico ............. 10 partes

Agua simple .................... 100 partes

BRISSAUD

Glicerina del comercio ........... 1000 gramos

Acido fénico cristalizado ........ 10 gramos

BRISSARD-LASKOWSKI

Acido fénico cristalizado ............ 5 partes

Clorhidrato de anilina ............... 2 partes

Cloruro de sodio ..................... 10 partes

Glicerina ............................ 83 partes

LOPEZ DE GARCIA

Sol. de Bicloruro mercúrico 2x1000 ....... 2000 gramos

Glicerina blanca ......................... 500 gramos

Acido fénico cristalizado ................ 500 gramos

Alcohol de 80º ............................ 2000 gramos

Modo de utilizar estas fórmulas

Si son líquidos o sólidos en disolución, se pueden sumergir las piezas anatómicas y mantenerlas así por tiempo a determinar. También pueden inyectarse utilizando los grandes vasos sanguíneos. Pueden aplicarse al exterior por medio de pincelaciones con brochas y por último, si son sólidos se rodea el cuerpo con ellas mezclándola con algún componente inerte (serrín, carbón, caolín en polvo, mirra en polvo, etc.).

FORMULAS DE LECHA MARZO

Fórmula nº 1

Sulfato de alúmina .......... 400 gramos

Agua común .................. 8.000 gramos

Fórmula nº 2

Sulfato férrico .............. 900 gramos

Agua común ................... 8.000 gramos

Fórmula nº 3

Cloruro de cinc ................ 1.500 gramos

Agua común ..................... 8.000 gramos

Fórmula nº 4

Nitrato potásico ................ 400 gramos

Cloruro de sodio ................ 1.500 gramos

Agua común ...................... 8.000 gramos

Fórmulas de Franchino

Fórmula nº 5

Arsénico blanco ................ 800 gramos

Agua o alcohol ................. 10.000 gramos

Hágase una disolución saturada.

Fórmula nº 6

Arsénico blanco .................... 1.000 gramos

Agua o alcohol 60º ................. 1.000 gramos

FORMULA DE GANNAL

Fórmula nº 7

Cloruro de sodio ................. 1.000 gramos

Sulfato alumínico-potásico ....... 1.000 gramos

Nitrato potásico ................. 500 gramos

Agua común ....................... 20.000 gramos

Las fórmulas de Franchino conservan el cadáver en un estado perfecto pero son caras y su manejo peligroso. Se han utilizado para ocultar un crimen.

FORMULA DE COMEZ ENTRALLA

Formol 40 % ......................... 1.600 cc

Acetato potásico .................... 240 gramos

Nitrato potásico .................... 80 gramos

Agua destilada ...................... 8.000 cc

Hay una fórmula muy utilizada en los Institutos Anatómicos de Berna, Lyon y Valladolid (LECHA MARZO) que conserva temporalmente los cadáveres.

Alcohol alcanforado ............ 1.500 gramos

Glicerina neutra ............... 1.500 gramos

Agua filtrada .................. 3.000 gramos

Formol del comercio ............ 500 gramos

Acido fénico puro .............. 50 gramos

FORMULA DE FAURE (da muy buenos resultados)

Cloruro de sodio ............ 28 gramos

Trioximetileno cristalizado.. 212 gramos

Agua ........................ 4 litros

FORMULAS PARA CONSERVAR PIEZAS CADAVERICAS

Constan de tres tiempos:

PRIMER TIEMPO

Fijar en uno de estos líquidos:

LIQUIDO DE KAISERLING (FIJADOR)

Formalina .............. 200 cc

Agua ................... 1000 cc

Nitrato de potasio ..... 15 gr

Acetato de potasio .... 30 gr

LIQUIDO DE MELNIKOW-RASWENDENKOW (FIJADOR)

Formalina ................ 10 partes

Acetato de sodio ......... 3 partes

Clorato de potasio ....... 0.5 partes

Agua destilada ........... 100 partes

LIQUIDO DE RICHE (FIJADOR)

Fosfato de potasio .......... 130 gr

Fosfato de sodio ............ 60 gr

Cloruro de sodio ............ 10 gr

Nitrato de potasio .......... 50 gr

Formol del comercio .......... 400 gr

Agua hasta los................ 4 litros

SEGUNDO TIEMPO

Inmersión de la pieza en alcohol de 70º que se cambia un par de veces. Esto permite recuperar el color de los tejidos que el líquido fijador alteró.

TERCER TIEMPO (MONTAJE y conservación)

Se conserva la pieza en esta fórmula:

Glicerina ............ 400 gr

Acetato potásico ..... 200 gr

Agua ................. 200 gr

Luego se cierra la vasija herméticamente.

También se puede utilizar esta otra fórmula para conservar definitivamente la pieza:

Sol. acuosa de timol ........ 1.000 cc

Glicerina ................... 200 cc

Acetato de potasa ........... 50 gr

Formaldehido 40 % ........... 10 cc

La tapa de la vasija se fija con mastic. He aquí una fórmula de mastic.

FORMULA DE MASTIC

100 gr. de sebo fundido

200 gr de caucho (sirve un tubo de goma usado)

200 gr de Talco de Venecia

Se mezcla en caliente.


Museo de Antropología Médico-Forense Paleopatología y Criminalística
PROFESOR JOSÉ MANUEL REVERTE COMA