LA FOLKMEDICINA Y EL DIENTE
Dr. José Manuel Reverte Coma

Otra parte importante de la Antropología cultural es la Folkmedicina, materia cultivada por mi recordado maestro el Dr. Antonio Castillo de Lucas, y que supo inculcar tan bien en quienes tuvimos la suerte de ser sus discípulos. Contempla ésta varios aspectos en relación con el diente.

Supersticiones y tratamientos populares del dolor.

ARNAU DE VILANOVA dice en su "Regimen Sanitatis": "Dice Avicena, que tomes el diente del hombre muerto e toca con él al diente que te doliere e quitarte ha el dolor" (magia por contacto).

Goya tiene un aguafuerte titulado: "A caza de dientes", que representa a una bruja, no vieja, que arranca los dientes de un ahorcado, para utilizarlos comn el mismo objeto. La creencia era que constituían un poderoso amuleto.

En una excavación de Andalucía recientemente se ha encontrado una sortija con una muela humana engastada en ella. Debió ser un amuleto en su tiempo. Procede de la época romana.

En algunos pueblos de España, aún se usan prácticas como la de introducirse una piedra en la boca, pero no una piedra cualquiera, sino una arrancada de la pared de una ermita. Refiere Castillo de Lucas que en Corbia (Pontevedra), existe un santuario de cuya campana pende una gran cuerda y la costumbre es tirar de la misma con los dientes cuando alguien sufre de dolor de muelas con la idea de que así se ha de curar.

La teoría del gusano. Desde tiempos muy remotos ha existido en los pueblos más diversos del mundo la idea de que el origen de la carie y del dolor de muelas es la existencia en el interior del diente de un gusano que lo carcome. Ya los sumerios y los mayas, pueblos muy alejados unos de otros, tenían este mismo concepto etiológico. En una tablilla del siglo IX a II a. de J.C. existente en el British Museum (n? 55547), procedente de la Biblioteca del Rey Asurbanipal de Nínive (Babilonia), escrita en lengua acadia, se recogen tradiciones muy antiguas como un relato de la Creación (Enouma elish en babilonio) y en ella se cuenta cómo el gusano, representante del espíritu maligno Tiament, suplicó a los dioses Anú (el Cielo), Ed (el Agua) y Shamash (el Sol) que le dieran un alimento y alojamiento adecuado. Los dioses le escucharon y así se quedó con el diente y su alvéolo. Desde entonces buscaba refugio en los dientes y se alojaba en su cavidad pulpar. La tablilla recoge como una oración contra el dolor de muelas esta antiquísima tradición muy anterior a la época en que fué grabada en escritura cuneiforme. Esta oración se repetía tres veces seguidas al mismo tiempo que se colocaba sobre el diente dañado una mezcla a base de cerveza, aceite y una planta llamada sakil-bir.

La leyenda ha persistido a través del tiempo y de la geografía llegando viva hasta nuestros días.

En el Popol Vuh, el libro sagrado de los mayas, se cita a los especialistas en sacar los gusanos de los dientes dañados.

También los chinos creeían que la carie dental era producida por un gusano pequeño y blanco con un punto negro en la cabeza. Para destruirlos utilizaban una substancia llamada Huan-Tang mezclada con arsénico. Una bolita de esta masa era colocada en el interior de la carie para calmar el dolor. Además utilizaban la acupuntura y diversos remedios vegetales. Conocieron las obturaciones con amalgama y el cepillado de los dientes como higiene bucal. Susruta en la India, ya recomendaba cepillarse los dientes con una ramita de árbol al levantarse por la mañana.

Mis viajes por el Sahara me permitieron comprobar la forma en que los saharauíes, los "hombres azules", practican la higiene bucal. Dicen que el profeta Mahoma y el Corán señalan que no entrará en el cielo el que no se limpie la boca. Para cumplir con el precepto, utilizan una ramita de talha, un pequeño y raquítico arbolillo que crece por las dunas. La decortican y aguzan con una cuchilla y se escarban así con ella los dientes después de comer. Luego dejan un rato el "palillo" entre los dientes y la savia que contiene, al ser descompuesta en azúcares por la ptialina salival, les proporciona un pequeño placer adicional que ellos aprecian mucho.

El hombre descubrió que el beleño (Hiosciamus niger L.) era bueno para calmar el dolor de muelas. En Oriente descubrieron para el mismo fin la adormidera (Papaver somniferum L.) que producía el opio. Quizás en un principio influyó la forma del fruto del beleño que parece una muela con sus raíces, pero la eficacia de sus alcaloides contenidos en sus hojas y semillas fué comprobada repetidamente.

El papiro de Ebers, egipcio, hace referencia a enfermedades odontológicas y tratamientos. HERODOTO cita ya a los hombres dedicados en Egipto al cuidado de los dientes. Estos ya utilizaron el hilo de oro para sujetarlos como los etruscos. Estos últimos hacían prótesis dentales que han llegado hasta nuestros días y de las cuales se conservan algunos ejemplares en los Museos arqueológicos.

El "Lilium medicinae" de Bernardo de Gordonio, tiene un capítulo dedicado a la Odontología. Un gran cirujano como fué Guido de Chauliac dedicó un extenso capítulo de su obra a la Odontología, especialmente al tratamiento de afecciones de la boca. Han sido hallados instrumentos muy variados de indudable uso odontológico en excavaciones arqueológicas.

Los chinos, de los que ya vimos su opinión sobre la etiología del dolor de muelas, usaron píldoras de salitre y ajo que colocaban dentro de la oreja del lado en que dolía la muela. Otras veces una mezcla de rábano silvestre, leche de mujer y ajo, que mezclaban para hacer una bolita que introducían en la fosa nasal del lado opuesto al dolor.

CONFUCIO afirmaba que todas las enfermedades penetran por la boca.

Los indios chocóes del Darién con quien he trabajado mucho durante los l7 años de mi estancia en aquellas tierras del Istmo panameño, acostumbran a colocarse en el agujero de las caries una pelotilla de kidbebé, savia de un árbol darienita que les calma pronto el dolor y tiene la virtud de aflojar el diente de su alvéolo haciendo fácil su extracción posterior.


Museo de Antropología Médico-Forense Paleopatología y Criminalística
PROFESOR JOSÉ MANUEL REVERTE COMA