MEDICINAS PRIMITIVAS, PALEOMEDICINA Y PALEOPATOLOGÍA
Dr. José Manuel Reverte Coma

El estudio comparativo de las medicinas primitivas con la paleomedicina y la paleopatología ha de ser en gran parte especulativo ya que a través de él trataré de deducir por analogía con los actuales pueblos primitivos y sus medicinas, lo que pudo suceder en un pasado muy remoto, en el amplio campo de la enfermedad y cómo se enfrentó a ella el hombre desde que tuvo la capacidad de pensar y transmitir su pensamiento.

La enfermedad es tan antigua como la vida, porque no es otra cosa que una de las manifestaciones de la vida misma. Como decía VIRCHOW: "es vida, pero en circunstancias diferentes". La enfermedad se puede interpretar como la reacción de un organismo ante un estímulo anormal.

Muy lentamente, como el discurrir del tiempo, la vida fue evolucionando en cantidad, variedad y calidad. Los organismos fueron surgiendo desde los seres unicelulares cada vez con mayor compliación estructural. Lo mismo que evolucionó así la vida, debió hacerlo por su parte la acción patógena de algunos elementos vitales para con otros. Competencia, parasitismo, comensalismo, fueron fenómenos paralelos a la vida y con ellos fueron adaptándose al medio ambiente. Los mecanismos de reacción y defensa contra las enfermedades o los gérmenes que las producen han ido evolucionando y perfeccionándose también.

La enfermedad es por tanto muy anterior a la aparición del hombre sobre la tierra. Éste es un hecho indiscutible documentado por los restos óseos de animales y plantas que precedieron en muchos millones de años a la aparición del hombre, lo que no quiere decir que con el hombre y su propia evolución no hayan aparecido nuevos tipos de enfermedades desconocidas hace millones de años.

Decía MOODIE (1923) que la enfermedad es una de las manifestaciones de la vida, con lo cual concuerda con VIRCHOW, y por ello ha seguido las mismas líneas de evolución que las plantas y los animales, posiblemente dirigida por los mismos factores. Son caminos diferentes que confluyen y se encuentran en muchos puntos, a veces corren paralelos, a veces se mezclan unos con otros. Bacterias y hongos se han encontrado incluidos en rocas de hace muchos millones de años, abundantísimos y muy activos en el Carbonífero. No olvidemos que las bacterias son seguramente las primeras formas de vida. Su variación fue enorme. Muchas especies se extinguieron en el más remoto pasado. No podemos saber si aquellos diminutos seres eran patógenos ni su grado de patogenicidad. Probablemente su acción patógena comenzó cuando entraron en competencia con otras especies o tuvieron que alimentarse unas especies de otras. Lucha y defensa surgieron muy pronto y con ellas la fagocitosis. METCHNIKOFF pensaba que la enfermedad ha desempeñado un importante papel en la historia de la vida de nuestro planeta. Y seguramente en el propio proceso evolutivo.

Los documentos más antiguos con que contamos para el estudio de la enfermedad son el propio registro fósil, los fósiles de plantas y animales. Así es probable que el caso de mayor antigüedad de una fractura que se conoce sea el citado por C. WELLS (1964) en un radio de Dimetrodon del Pérmico de Texas. Presenta un callo óseo con intensa osteoesclerosis y acortamiento del miembro. se ha comprobado que los reptiles del Cretácico sufrieron osteoperiostitis, artrosis deformantes, necrosis, osteofitos, osteomas, fracturas, hiperóstosis, procesos infecciosos diversos. Se ha visto piorrea en caballos del Mioceno y en los osos de las cavernas, artropatías y osteomielitis crónicas en vértebras de reptiles del Pleistoceno. La artrosis en aquellos osos de las cavernas fue tan frecuente que VIRCHOW la denominó "Höhlegicht" (gota de las cavernas o gota de las cuevas).

Lo que parece cierto es que el hueso ha reaccionado de la misma forma ante los factores patógenos desde hace millones de años. El callo óseo del reptil del Pérmico no se diferencia de los callos óseos actuales por fractura.

ESPER en 1774 halla un osteosarcoma en un oso de las cavernas. Luego resultó ser un callo óseo también producido por fractura. JULES LE BARON (1881) publica su tesis "Lesions osseuses de l’Homme prehistorique en France et en Algérie", utilizando el material de la Colección Broca. Es la primera obra de paleopatología escrita. En el s. XIX VIRCHOW describe numerosas lesiones en osos de las cavernas, como lo hacen VON WALTHER, SCHMERLING, CUVIER, CLIFFT y SOEMMERING. VAN TIEGHEM (1879), RENAULT (1895) y BERRY (1916) describen enfermedades de las plantas fósiles. Son paleopatólogos "avant la lettre", los precursores.

ELLIOT SMITH y F. WOOD JONES (1908-1910) estudian enfermedades en centenares de momias egipcias. M. A. RUFFER (1910) también estudia otros centenares de momias y en su obra "Studies in Paleopathology of Egypt" bautiza a la nueva rama de la ciencia, aplicando el nombre de PALEOPATOLOGÍA a estos estudios. HRDLICKA (1914) publica un estudio sobre patología en antiguos cráneos peruanos. MOODIE (1923) publica su "Paleopathology". LEON PALES (1930) publica su tesis "Paleopathologie et Pathologie comparée". H. U. WILLIAMS (1929) su artículo "Human Paleopathology". Luego serán legiones los que se dediquen a estos estudios. Para poder comprender las reacciones del hombre primitivo ante el dolor, la enfermedad y la muerte, podemos basarnos en la analogía con las reacciones de los animales domésticos y salvajes, en la observación de las manifestaciones artísticas (pinturas parietales o rupestres, esculturas, grabados en las rocas, grabados en hueso o marfil) y en lo que puedan decirnos los restos óseos. Los huesos hablan, aunque su lenguaje críptico sea a veces muy difícil de interpretar.

Así podremos penetrar en el pensamiento del hombre prehistórico por el camino de la analogía, la inducción, la deducción, todos los cuales son en gran parte especulativos.

Los útiles, los instrumentos, las obras del arte primitivo, son el testimonio del pensamiento de su autor, el hombre prehistórico. Un objeto manufacturado responde a la concreción de un pensamiento previo. Las técnicas de la talla y la pintura o el grabado fueron pensadas y ensayadas hasta perfeccionarlas.

Si un animal se clava una espina, siente dolor. Su reacción podrá ser emitir un gemido, un sonido gutural, para enseguida tenderse y tratar de extraer esa espina con los dientes. Si se rompe accidentalmente una pata, cojea y se tiende en un rincón, trata de inmovilizar la parte, lamiéndola lo que le produce alivio. Si una flecha queda clavada en su cuerpo, trata de extraerla con los dientes. Cualquier hembra placentaria sabe instintivamente cortar con sus dientes el cordón umbilical de su cría y lamerla para limpiarla después de nacer, como ésta sabe buscar la teta de la madre para alimentarse. Es una cirugía instintiva o elemental.

Cuando el animal siente calor, se introduce en el agua o se revuelca en el barro. Cualquier ave se hace la toilette con el pico y se busca los ectoparásitos bajo las alas. Los monos se espulgan unos a otros quitándose los piojos, pulgas o garrapatas o simplemente se rascan ante los frecuentes pruritos que padecen. La higiene es también instintiva.

El hombre prehistórico, seguramente se extrajo muchas veces púas o pinchos clavados accidentalmente en su cuerpo, se inmovilizó cuando sufrió una fractura (lo que debio ser frecuente), se introdujo en el agua al sentir fiebre en su cuerpo o se embadurnó con ocre o con barro para resistir la acción de los insectos o del calor solar. La mujer prehistórica, supo cortar el cordón umbilical, con los dientes o con una piedra cortante y supo alimentar a sus crías. Lo mismo que hoy vemos en cualquier tribu primitiva, espulgó como lo hacen los monos a sus hijos, y como hacen hoy los primitivos actuales o muchos de nuestra propia cultura a la puerta de su casa. Y además se los comían como se los comen hoy para no desperdiciar nada. Los monos superiores cubren con ramas los cadáveres de los monos muertos. También pudo ser, al principio, instintivo en el hombre primitivo esconder los cadáveres de sus muertos. Los perros echan tierra sobre sus excrementos y los monos perezosos abren un hoyo en el piso de la selva con su rabo y en él defecan, tapándolo luego.

El hombre prehistórico, no sólo arrancó su propia espina, sino las que se clavaban sus hijos que lloraban de dolor. Lamer las heridas debió ser una práctica rutinaria. Alguno pudo adquirir habilidad en extraer cuerpos extraños o sacar insectos de la piel o niguas de debajo de las uñas. Pudo ser también hábil en la fabricación de instrumentos y útiles de piedra, madera o hueso y pudo ser llamado para ayudar a otros componentes menos hábiles del grupo. Pudo surgir así la especialización, el ´primer medicine-manª, el primer ´manitasª. Cualquier animal, doméstico o salvaje, cuando se siente enfermo del estómago o de cualquier parte del cuerpo, va a buscar alguna planta que utiliza como purgante o lenitivo. El hombre prehistórico tuvo que hacer algo parecido, con la diferencia de que su cerebro, mejor dotado, pronto le enseñó a distinguir la utilidad de aquellas plantas, aumentando cada vez más su arsenal terapéutico. Los remedios ´caserosª fueron apareciendo a medida que se veían eficaces, después de probables ensayos.

La mutua ayuda, bien evidente en las especies animales, tuvo que existir en los primeros hombres. Hay evidencias de ello en las tumbas y pinturas paleolíticas. En el arsenal terapéutico de aquellos hombres debió existir la frotación, el masaje, el lamido, la succión, la inmovilización, el baño frío para la fiebre, el uso del calor para aliviar el dolor de un miembro, la escarificación, la sangría, la ventosa. Siempre había pensado que lo instintivo y empírico precedió al pensamiento mágico. Por eso me dio mucha alegría cuando un día leyendo a PLINIO y su Historia Natural observé que decía: "La concepción mágica deriva del conocimiento empírico de la medicina". Los animales con frecuencia nos llaman la atención por el ingenio que demuestran utilizando objetos naturales para ayudarse en alguna de sus tareas. El conocido caso observado por DARWIN en las Islas Galápagos, el pinzón que busca una ramita para extraer de sus agujeros a los insectos que luego son su alimento, es uno de los más llamativos. Los monos utilizan un palo para alcanzar los frutos de los árboles, el buitre de Egipto rompe un huevo con una piedra y lo mismo hace la nutria marina cuando quiere abrir una concha para comerse el crustáceo que contiene.

Pero el hombre no sólo utilizó un objeto natural sino que lo fabricó, lo manufacturó. Es el mismo pensamiento elaborado que le hace pintar en las rocas lo que ha visto y le ha impresionado o las ideas que le sugiere el mundo de lo natural y lo sobrenatural. Hambre, dolor, frío, calor, cansancio, sueño, temor, el instinto de conservación, de supervivencia, le dotó de las reacciones necesarias para superar los obstáculos que surgían ante él. El hambre le impulsó a buscar en las plantas, los frutos, las raíces, todo aquello que le proporcionase alimento. Siendo omnívoro, fue detrás de la caza, alternándola con la pesca que debió comenzar por la búsqueda de crustáceos y animales fijos en las rocas. Recorrió grandes distancias. Por temporadas se situó cerca de las corrientes fluviales y en las costas, mariscando. Los grandes concheros de muchos metros de potencia que hoy estudiamos, indican la existencia de poblaciones cuya base alimentaria era el marisco. Las puntas de flecha y arpones hallados entre estos restos indica que no se contentaba con pequeñas presas sino que iba a por las grandes también.

Hemos visto a los actuales primitivos pasar hambre, pero también llegado el caso ingerir grandes cantidades de carne cuando la caza fue buena. El organismo de estos hombres ha aprendido a digerir y almacenar grandes cantidades de proteínas que luego va gastando a medida de sus necesidades. He visto pigmeos comiendo kilos de carne de elefante que a mí me sería imposible ingerir en una semana. Su estómago parece no tener fondo.

La explicación de este hecho me la dio un viejo jefe de la tribu guaimí de Veraguas (Panamá occidental), con quien hice un largo viaje a caballo por aquellas montañas del interior de Panamá. De regreso a nuestra base "civilizada", nos sentamos a la mesa. Mientras yo terminé mi plato con las viandas que nos pusieron (carne, arroz, frijoles, tajadas de plátano frito), él continuó hasta repetir cuatro veces. Era hombre de pocas palabras. Yo me preguntaba dónde echaba tanta comida. Cuando acabó su cuarto plato, ante mi extrañeza, me contestó: "El indio cuando haber comida, comer, porque quién sabe cuando N’gbó nos permitirá volver a comer". Y a sus 80 años, después de un día muy agitado, volvió a montar a caballo y se perdió en la noche hacia sus montañas. Ésta es la filosofía del primitivo respecto al hambre y la comida. Cuando hay caza o pesca abundante, llenan sus estómagos. Se parece a lo que hace cualquier boa constrictor o anaconda en la selva, que comen una vez al mes, quizás un venado entero. Quedan luego hinchadas y dormitando por semanas haciendo su pesada digestión. El hombre primitivo ha conocido también la conservación de alimentos. En las regiones árticas los congelaba, cuando no podía comerse, toda la provisión pescada o cazada de una vez. En las zonas subtropicales y tropicales desecaba por medio del humo la carne y el pescado (pemmican o tasajo indígenas, bucan) o guardaba frutos secos. Hacían pan de cereales o raíces (cazave, mandioca) y harina de maíz. Ha conocido y usado excelentes aceites vegetales en las zonas selváticas.

La reacción del hombre prehistórico ante el frío fue hacer fuego, cubrirse con la piel de los animales que cazaba, buscar los refugios en cuevas kársticas con sus 14 a 15 o de temperatura. Fue en busca de la comida. Y ante el calor excesivo, buscó la sombra o se fabricó sombrajos, o se metió en el agua bañándose con frecuencia. Los animales en época de celo tratan de presentarse atractivos. El primitivo actual no es distinto a ellos en sus reacciones hacia el sexo. Se pintan, se adornan, se colocan collares o pulseras vistosos o adornos plumarios. Hay evidencias de que el hombre y la mujer prehistóricos también cuidaron su aspecto personal. Lo demuestran restos de adornos, collares, pinturas halladas en yacimientos paleolíticos. Ante el dolor y el temor, tuvo el reflejo de huida, cuando el cansancio le vencía, el sueño reparador venía en su ayuda. Pero había una serie de fenómenos de la naturaleza que él temía: las tormentas con sus rayos, relámpagos y truenos, los incendios forestales, la sequía, la erupción de un volcán, una aurora boreal, las inundaciones, las ventiscas de nieve o simplemente la contemplación del sol y la luna y su aparición y desaparición periódicas. También los animales temen de una u otra forma muchos de estos fenómenos. Pero la inteligencia del hombre, le hizo asociarlos con un poder superior, con unas fuerzas sobrenaturales para las que no tenía defensa.

Me contaba LEON PALES, con quien me unió una buena amistad, que en su cueva del Ariège en los Pirineos franceses, donde me invitó a estudiar una enorme provisión de huesos y pinturas parietales, que como todas las cuevas mantiene una temperatura de 14 a 15 o C, pero que en la época de las glaciaciones, cuando aquella región estaba cubierta por una espesa capa de hielo, no se producía evaporación de la tierra superficial con lo que la temperatura en aquellas cuevas kársticas alcanzaba los 22 o C, lo que permitía a los hombres que las habitaban andar desnudos en su interior, sintiendo verdadero calor, mientras en el exterior las temperaturas estaban por debajo de 0 o C. Pero tenía que cazar y para ello se abrigaba con pieles de oso o se untaba con grasa de animales todo el cuerpo y así iba a cazar. No debió ser fácil su existencia, pero su ingenio le permitió seguir adelante. La cooperación tuvo que ser muy intensa en aquellas épocas. No podemos pensar que un solo hombre cazara un mamut, sino que se debieron formar fuertes partidas de los habitantes de la región y repartirse luego el botín. Las cuevas están llenas de huesos de osos de las cavernas, de huesos de mamut y otras especies animales como venados, ciervos, corzos, etc.

Los hombres prehistóricos conforme llegamos a Neandertales y Cromagnones, captaron y representaron los movimientos y actitudes de los animales como se pude ver en las pinturas parietales de sus refugios y cuevas. Tuvieron buenos artistas entre ellos. Sus costumbres funerarias demuestran ya que tuvieron ideas religiosas, una creencia en el más allá. El color rojo y ocre con que pintaban los huesos de sus muertos o las piedras sobre las que apoyaban sus cabezas, es similar al rojo urucú o al achiote (Bixa orellana L.) utilizado por los actuales indios americanos como los bororos, guaimíes, con el mismo fin.

Los Neandertales ya sepultaban a sus muertos con objetos que parecen tener un significado no material. Los cráneos de osos en Petershöhle a 48 Km. de Nüremberg en un ataúd de piedra rudimentario asociados con industrias líticas, los cofres de piedra también con cráneos de osos hallados en Suiza, todos mirando en la misma dirección, pueden considerarse como rituales mágico-religiosos, quizás una especie de culto al oso al que cazaban.

El indio actual de todas las tribus que he estudiado, piensa que durante el sueño, su espíritu, separado del cuerpo, recorre lugares lejanos.

Esto le sucede más cuando hace digestiones pesadas, ingiere alimentos descompuestos o sufre de estreñimiento. Algo parecido debió sucederle al hombre prehistórico, y de ahí a lo sobrenatural reforzado por los grandes fenómenos de la naturaleza y a la magia no hay más que un paso. Añádase a los sueños y pesadillas postprandiales en las que aparece la imagen de algún familiar difunto, el efecto de ciertas plantas alucinógenas, y ya tenemos un más allá poblado de espíritus de antepasados. El mundo de los sueños es el mundo del más allá para el hombre prehistórico. Encontramos en los actuales primitivos, conceptos sobre la enfermedad que son probablemente idénticos a los de nuestros más remotos antepasados: las mismas causas conducen a las mismas reacciones (CASTIGLIONE, 1947). La vida sobrenatural, el pensamiento mágico, pudo surgir de estas experiencias, lo mismo que surgieron los mitos como interpretaciones irreales de la realidad, dependiendo la complejidad de la imaginación del hombre. En la lógica del hombre primitivo, todas las cosas poseen un espíritu, un doble inmaterial. El primitivo actual no distingue entre medicina, magia y religión. Para él todo es la misma cosa, una serie de prácticas que ha ideado para protegerse contra las fuerzas del mal que intuye a su alrededor, que le amenazan constantemente, que quieren privarle de la salud, del bienestar, de la felicidad. El pensamiento mágico lo impregna todo. Incluso cuando utilizan un medicamento, planta o procedimiento que para nosotros sería racional, con positivos efectos terapéuticos, ellos le dan un contenido mágico y lo transforman en no racional.

Los chamanes amigos a los que he acompañado a la selva en busca de medicinas frescas para sus enfermos, después de hacer su selección de hojas, frutos, raíces, cortezas y llenar sus cestas, quedaban por un rato en recogimiento religioso que yo imitaba y cantaban a sus medicinas invocando sobre ellas a los espíritus protectores para que les infiltrasen "Purba", pues de otra forma no servirían para el fin a que estaban destinadas. No cura la planta, me decían, sino el espíritu (purba, mana, orenda) que se invoca sobre ella y que la posee. En cierta ocasión RIVERS estudiando a los habitantes de la Isla de Eddeystone, vio cómo uno de los chamanes utilizaba el masaje abdominal con un aceite vegetal para curar el estreñimiento. Muy satisfecho, pensó que había encontrado una práctica auténticamente racional y se lo dijo al chamán. Este le contestó que lo hacía para expulsar el espíritu de un pulpo mágico que se había escondido en el abdomen. Siempre igual, aún a la técnica más aparentemente racional, le dan ellos un contenido mágico.

Cuando el primitivo extrae una esquirla de hueso hundido en el cráneo fracturado ¿está haciendo algo racional? Según nuestro concepto de lo racional, sí. ¿Y si el primitivo no sólo extrae el fragmento suelto, sino que retoca los bordes, los cincela cuidadosamente, raspa sus alrededores de tejido necrosado, hace algo racional? Según nuestro punto de vista, sí.

¿Y si después de repetir múltiples veces esta técnica, ese mismo hombre primitivo se considera ya experto por el éxito obtenido y hace una trepanación siguiendo alguno de los procedimientos habituales, raspado, perforación, etc. para curar un dolor de cabeza, o una locura o una epilepsia, podemos decir que realiza un acto racional? Es un acto con fines terapéuticos, pero según su pensamiento es un acto mágico porque lo que pretende es efectivamente curarle de su mal, cuya causa es un espíritu maligno responsable de la enfermedad al que es preciso darle salida.

En estas técnicas que en nuestra cultura serían racionales, en el primitivo tienen un 60% de empírico, un 30% de mágico y un 10% de rudimentos de racionalidad. A veces se altera esta proporción y entonces el 60% es mágico, el 30% empírico y el 10% es seudorracional.

Pero el hecho de que el tratamiento sea irracional, no significa que no sea eficaz. Los cirujanos preincaicos realizaron intervenciones quirúrgicas sobre el cráneo realmente eficaces, como lo hacen hoy los chamanes africanos en casos de fracturas o los trepanadores del Cáucaso o los expertos en brima y menchar de la Chauía argelina, que mientras trepanan rezan surás del Corán.

La habilidad del hombre neolítico le llevó a practicar trepanaciones quirúrgicas así como la extracción de flechas. Han aparecido cráneos con fracturas y heridas cicatrizadas. También debió de emplear algún tipo de hemostasia o tratamiento compresivo y cicatrizante.

Bien es verdad que el hombre primitivo, incluso el actual tiene una capacidad de restitutio ad integrum, de cicatrización de grandes heridas, extraordinaria. Yo mismo he curado de forma muy rudimentaria a indios con grandes lesiones en brazos o piernas debidas a la caída de una hoja de palma desde gran altura, heridas que seccionaron vasos y músculos, dejando el hueso al descubierto. Y no teniendo a mano más que los recursos de la naturaleza, no vacilé en coserlas con fibras vegetales y agujas extraídas de las palmeras. Las heridas cicatrizaban en un tiempo increíble, sin infección de ninguna clase, por primera intención. En los sujetos de raza negra la cicatrización es hasta excesiva, pues producen queloides en las heridas. La dietética y la terapia farmacológica debieron de nacer por todo lo que llevamos dicho, instintivamente, aunque continuaron evolucionando seguramente por el procedimiento del ensayo y el error, forma rudimentaria, precientífica, empírica.

He sido testigo de cómo algunos chamanes de las tribus cunas y chocóes "ensayan" con sus plantas y modifican las dosis hasta encontrar una que sea realmente terapéutica, eficaz. Me decían muchas veces: "No se puede dar la misma cantidad de ina nusu a los niños que a los grandes para curarles las lombrices. La cantidad que le doy a un hombre, podría matar a un niño".

Esto era para mí algo más que mágico, es una terapéutica racional, pero ellos están convencidos de que en una dosis infantil hay menos ponies o diablos y en la del adulto, hay más diablos y más fuertes.

Son medios racionales, pero interpretados en un lenguaje mágico. La ina nusu a que se refería el indio, es la Spighelia anthelmia L. un poderoso estrichnos. Y ellos saben bien que si hierven sus hojas e inflorescencias hasta que el agua casi se evapore, se concentra el poderoso veneno y bastan unas gotas del mismo para acabar con la vida del que las tome, por simple absorción perlingual. Así es como la utilizan en sus prácticas eutanásicas. Más racional no puede ser, pero ellos dicen: ´tiene más o menos ponies o diablosª, en lugar de decir miligramos por ejemplo.

Para el primitivo actual hay enfermedades naturales (un resfriado, el golpearse con una rama, clavarse una astilla) y sobrenaturales, las graves generalmente, cuyo origen no entienden y han de atribuirlo a hechizos, rapto del alma, penetración de cuerpo extraño, transgresión o violación de un tabú, ofensa a una divinidad o a un antepasado, posesión por un espíritu maligno. Yo lo denomino la teoría del "innout".

He sido testigo de cómo los primitivos actuales practican la técnica del ensayo y el error, y cómo cuando una planta resulta eficaz, se la pasan de padres a hijos o de maestro a discípulo. "Esta medicina, me decía un Inatuledi de la Isla de Ustupu, la descubrió Nele Kantule (famoso jefe de la tribu cuna) hace muchos años". A veces la medicina les es revelada durante un sueño.

Pongamos como ejemplo la mandioca (Manihot utilissima L.), cuyas raíces tuberosas contienen gran cantidad de ácido prúsico, de cianuro potásico. Son por tanto sumamente venenosas, suficientes para matar a quien las coma. El indio americano aprendió a lixiviar con agua la raíz rallada, haciéndola no sólo inofensiva, sino transformándola en harina panificable que ha servido de alimento básico y sirve aún a millones de indígenas americanos y una vez que pasó a África con los barcos negreros, ha sido también la alimentación básica de millones de habitantes del África ecuatorial. ¿Cómo se llegó a ese descubrimiento? No creo que fuera por casualidad, sino probablemente por el procedimiento del ensayo.

No existe una frontera bien definida entre alimentos y medicamentos en los pueblos primitivos actuales. Los granos de maíz son un buen alimento pero el maíz nuevo puede ser purgante. Los cítricos son alimento, pero también curan el escorbuto.

En las pinturas rupestres, podemos hallar pruebas de la paleopatología. Me contaba Leon PALES que el abate BREUIL quedó sorprendido por una de las maravillosas pinturas de la cueva de Lascaux. La escena a la que BRODRICK (1964) ha llamado "una tragedia prehistórica", representa una figura itifálica esbozada en líneas. Yace inclinada hacia atrás. La cabeza representa una máscara de ave. Cerca de ella hay un pájaro sobre una estaca, y un búfalo que parece arremeter contra la forma humana postrada, que presenta una tremenda herida en el abdomen, de la que salen las entrañas sanguinolentas. Detrás del cuerpo malherido hay un rinoceronte que parece alejarse. Rodean el conjunto una serie de dibujos geométricos calificados por BREUIL de totémicos. BREUIL interpreta así la escena. "El cazador ha herido al bisonte, cuyo flanco aparece atravesado por una lanza, aunque no de muerte. El animal se defendió y mató al hombre y el rinoceronte lo remató". BREUIL pensó que cuando se excavase al pie de aquella pintura se hallarían los restos óseos del cazador prehistórico. No fue así, pero se encontró carbón vegetal, cuya datación por el radiocarbono fue de 16.000 años. En la cueva de Trois Frères (Font de Gaume) en plena región de Ariège, aparece pintada y grabada la figura de un hombre enmascarado que aparentemente ejecuta una danza, sin duda chamánica. La cabeza aparece cubierta por la cornamenta de un ciervo cuya piel cubre su cuerpo, mientras el rabo oscila entre las piernas.

Se ha dicho (BRODRICK, 1948) "que los arqueólogos tienden a atribuir un significado religioso o mágico a todo aquello que no comprenden".

En esto hacen como los primitivos actuales y nosotros mismos.

Las figuritas humanas talladas en piedra del Paleolítico superior europeo Auriñaciense (815.000 a 16.000 años), la Venus de Willendorf del Gravetiense y muchas del Paleolítico superior ruso (figurilla de marfil de Koslienski) son representaciones femeninas con marcada esteatopigia y abultados senos. Formas artísticas, pero posiblemente con una finalidad propiciatoria de la fecundidad, lo que implica un sentimiento religioso. Siempre se ha pensado que el arte tuvo un origen religioso.

Desde tiempos muy remotos se utilizó el color rojo (ocre, hematites y más recientemente el rojo de las grasas de semillas oleaginosas como el urucú, el achiote) para pintar los huesos y las piedras sobre las que se colocaba la cabeza del muerto. Posiblemente era y es un rito apotropaico.

El esqueleto magdaleniense de Saint.-Germain-la-Rivière (La Gironde) hallado en un dolmen, está todo pintado de rojo, y a su alrededor huellas evidentes de matanzas de bisontes y otros animales y un collar formado por 72 colmillos de cérvidos, dos puñales de hueso de ciervo y pedernales astillados. Todo ello se presenta como una indudable ofrenda mortuoria. Al norte del río Han (China), en un yacimiento neolítico se encontraron cientos de esqueletos sin cabeza, pintados de rojo.

En la cueva superior de Chou Kou Tien, se encontró gran cantidad de hematites rojo en polvo, alrededor y sobre los huesos. Se interpretó como una cripta familiar. En todo el Paleolítico superior se ven huesos espolvoreados en rojo, lo mismo que hacen muchos grupos primitivos actuales. La "Dama roja de Pavilland", uno de los primeros fósiles humanos hallados en Inglaterra, tenía todo el esqueleto pintado de rojo. Lo mismo ocurría en los esqueletos de Grimaldi que presentaban brazos y piernas flexionados y pintados en ocre y la arenisca roja sobre la que se apoyaba la cabeza estaba embadurnada con peróxido de hierro rojo. Los hombres de Cromagnon, Chancelade y Obercassel, todos tienen manchas rojas en los huesos. La cabeza del viejo Cromagnon de La Grotte des Enfants y la de la mujer junto a él, reposan sobre una losa roja. Cerca está la cueva de Cavillon, donde un esqueleto de varón de 1,84 m. de altura, está todo pintado de rojo. Igual sucedía a los huesos de los "kurgan" del sur de Rusia.

Todo esto supone un descarnamiento previo y un entierro secundario. Personalmente he desenterrado huesos de entierros secundarios en vasijas esféricas de barro en tumbas de Panamá de hace 3.000 años. Los huesos aparecían pintados de rojo, color de la sangre, color de la vida, quizás para que pudieran ir a otra vida.

Los traumatismos debieron ser muy frecuentes en el hombre prehistórico, por las condiciones de vida, luchas entre grupos, accidentes o ritos sacrificiales.

En los yacimientos de Offnet (Alemania), con industrias mesolíticas asociadas, sólo se han encontrado cráneos infantiles y femeninos braquicéfalos, con las primeras vértebras con huellas de haber sido violentamente separadas del tronco. Todos presentan claras muestras de haber sido golpeados en vida con pesadas hachas de piedra. Se ha interpretado como sacrificios humanos.

Las lesiones craneales son muy frecuentes en los restos paleolíticos. El cráneo de Monte Circeo, presenta huellas de golpes que le ocasionaron la muerte. Fue un verdadero homicidio. Además fue comido por otros humanos. La antropofagia debió ser práctica común. El foramen magnum de este cráneo fue ensanchado hasta producir un agujero de casi 9 x 6 cm. sin duda para poder extraer el cerebro.

Los cráneos de Ngandong (Java) y Offnet (Alemania), presentan lesiones similares. Los cráneos de Solo (Java) fueron rotos y abiertos por la mano del hombre. En el Pleistoceno superior de España y Francia (OPPENORTH, 1932) aparecen cráneos que fueron utilizados como vasijas o vasos. VON KOENIGSWALD (1939) encontró en Sangirán (Java) los 2/3 de un cráneo de Pithecantropus con una profunda rajadura ocasionada por un instrumento contundente. Todos los cráneos de Sinantropus pekinensis presentaban señales de heridas vitales. El Hombre de Pekín fue muerto violentamente y comido por otro. Decía HOOTON (1930): ´La costumbre poco deleitable de hundir a golpes la base de los cráneos humanos, se supone que fue con el fin de alcanzar los sabrosos sesosª.

El Hombre de Galilea, un neandertaloide mesolítico hallado junto al lago de Galilea, presenta huellas de los sufrimientos padecidos durante un largo período antes de la muerte. El cráneo fue hundido con un instrumento contundente que no le mató de inmediato ya que hay huellas de cicatrización ósea.

Uno de los Cromagnones de Les Eyzies, una mujer, presenta una profunda herida cicatrizada en el frontal. Muchos Neandertales muestran huellas de fracturas, defectuosamente soldadas. Aunque más recientemente en Tres Zapotes (Veracruz, Méjico) (2.000 años) se hallaron 52 vasijas de barro, conteniendo cada una el cráneo de un adulto joven con dos o tres vértebras. Todos los cráneos estaban deformados artificialmente y mostraban artísticas incrustaciones circulares en caninos y en incisivos con pirita en su interior. Eran estos cráneos el producto de decapitaciones, posiblemente sacrificiales.

El Niño de Taungs y un cráneo de Sterkfontein (Sudáfrica) presentan doble fractura. El Australopithecus robustus de Swartkrans (Sudáfrica, 1.8 Ma) presenta una deformación de la cavidad articular coxofemoral, secuela probable de alguna caída sobre los talones. La mandíbula del Pitecantropo E de Indonesia muestra huellas de una antigua fractura de la sínfisis mandibular que cicatrizó alterando la forma del hueso. En mi colección de recuerdos de América, tengo el cráneo de un mono que esqueleticé hace muchos años en el Laboratorio Gorgas de Medicina Tropical, que presenta una fractura similar en la mandíbula con pérdida de varios dientes, deformación mandibular y formación de un verdadero esteoma sobre el antiguo callo óseo.

El fémur del Pitecantropus de Java, obtenido por Dubois en Solo presenta una neoformación atribuida por algunos autores a un traumatismo y a una miositis osificante por otros. Los Neandertaloides de Krapina (Agram, Zagreb, Croacia), del interglaciar Riss-Würm, están fragmentados y carbonizados y los huesos largos están astillados longitudinalmente ex-professo, quizás en busca del rico tuétano para posibles festines caníbales.

El segundo gran capítulo de la paleopatología desde los tiempos más remotos, anteriores al hombre (reptiles) y del hombre pleistoceno, son las lesiones degenerativas de los huesos o inflamatorio-degenerativas.

El Hombre de Afalou-bou-Rhumel (Argelia), sufría severa poliartritis, con anquilosis de varias articulaciones. No podía mover los brazos ni valerse por sí mismo para comer. Sobrevivió gracias a la ayuda de quienes le rodearon, pues de otra forma no hubiera podido. El Hombre de la Chapelle-aux-Saints, presenta una poliartritis deformante, con lesiones severas en toda la columna, así como en las articulaciones témporo-maxilares. Lesión similar presenta el Hombre de la Ferrassie y la mandíbula de la Quina. El Homo 8 de Olduvai (Tanzania) (1.8 Ma) presenta artrosis del pie, como el Hombre de Kiik-Koba que además tenía otra lesión artrósica en la rodilla. El Hombre de Cromagnon presenta artrosis vertebral y pelviana. Otro capítulo importante de la patología en la antigüedad son las alteraciones dentarias. El Hombre de Lantian presenta agenesia de los terceros molares. La mandíbula de Malarnaud, agenesia de los incisivos laterales. Las pérdidas dentarias debieron ser frecuentes, con la correspondiente atrofia alveolar y desplazamiento de los dientes vecinos. Los dientes neandertales examinados hasta ahora no muestran huellas de caries, pero en cambio tienen fuertes abrasiones, debido sin duda a la dieta que hacían. Los Hombres de Lagoa Santa, estudiados por mí, unos en el propio yacimiento epónimo, la Cova de Sumidouro en Brasil y otros en Copenhague, donde fueron llevados por Peter Lund, su descubridor, tampoco presentan caries, pero tienen extensas abrasiones dentales. Se les ha atribuido una antigüedad de más de 10.000 años.

Desde el Pleistoceno inferior se conoce la extracción dental y el limado de los dientes. L. S. B. LEAKEY (1932) obtuvo en Kanam una mandíbula humana del Pleistoceno inferior con los dientes limados.

El Hombre de Olduvai presenta dientes limados exactamente como hacen los indios guaimíes de Panamá con los que he convivido por años y otras tribus de Colombia y Venezuela. Al preguntarles sobre la razón de aquella mutilación, las respuestas variaban. Unos decían que para estar más bellos, otros para parecerse al caimán (teriomorfismo) y otras (las jóvenes) para evitar las caries dentales tan frecuentes entre ellos debido a comer mangos y caña de azúcar. La ablación dentaria debe haber sido uno de los ritos más primitivos.

He tenido la oportunidad de estudiar de cerca los restos del Hombre de Monte Carmelo en el Museo Rockefeller de Tel Aviv, hallados en una de las muchas cuevas al Sur de Belén, en Mugharet-el-Uad. Por su parecido con los restos hallados en Uad-en-Natuf, se han llamado natufienses. Como todos los natufienses tienen en común (sólo las mujeres) el haber sufrido en su adolescencia (posible rito de paso puberal), la extracción de uno o dos incisivos centrales superiores. La atrofia de los alvéolos superiores que sigue a esta extracción deja amplio espacio y los dientes del maxilar inferior crecen más. Por todo el Neolítico se extendió esta práctica que aún conservan muchas tribus de primitivos actuales en todo el mundo. La costumbre ha existido entre los indios del Occidente de Panamá, desde hace por lo menos 2.000 años. Se ha encontrado una vasija junto a un esqueleto, llena de incisivos y caninos humanos jóvenes, que sin duda iba guardando el chamán-dentista, producto de las ablaciones realizadas en vida por él.

El Homo erectus ER-1808 del Lago Rodolfo presenta una hipervitaminosis A en el esqueleto, se cree que debido al consumo de hígado crudo. El Homo erectus KNMER 730-731, así como los Sinántropos y el H. de Ehringsdorf y el de La Chapelle-aux-Saints sufrían de parodontosis.

El único hombre fósil que aparentemente presenta caries dentales es el Hombre de Broken Hill (Rhodesia). Casi todos los dientes de la arcada superior (no hay mandíbula) están careados. Además sufrió múltiples infecciones peri-radiculares con supuración. Algún Pitecántropus tiene también algunos dientes con caries.

La Mujer de la Ferrassie, tiene una lesión osteomielítica en el peroné. Esta misma lesión se ve en una tibia del yacimiento de La Montade. El Homo 39 de Olduvai (1 M) presenta atrofia del fémur y de la tibia. El H. de la Chapelle-aux-Saints, padecía luxación congénita de cadera. El Niño de Starocelje era hidrocéfalo. La mujer de La Ferrassie sufría de luxación de rodilla.

El viejo del abrigo de Cromagnon, presenta lesiones en frontal, coxales, fémur y otra más intensa en mandíbula. Se ha creído que se trata de una actinomicosis producida por el Actinomyces israelí que vive en las gramíneas y que penetra en el cuerpo al ingerirlas (IVES COPPENS). Tumores se ven pocos en los hombres primitivos. La mandíbula de Kanam (500.000 años) presenta una lesión sinfisaria interpretada como osteosarcoma por unos, mientras otros creen que se trata de un osteoma benigno. El parietal del Niño de la Cueva de Lazaret (200.000 años) presenta un adelgazamiento como el que producen las compresiones por meningiomas.

La amputación (quizás ritual o sacrificial) debió existir como hoy se ve en los bosquimanos, hindúes, indios de Estados Unidos entre los que como manifestación de dolor (por ejemplo, por la muerte de un familiar) existe la costumbre de amputarse dedos o falanges. En las cuevas paleolíticas donde se suelen ver manos pintadas en negativo en las paredes (cueva de las Mil manos, cuevas del Tassili en el Sahara, cuevas del Castillo y La Pasiega en Santander, caverna de Gargas en Haute Garonne y otras muchas) se puede ver cómo faltan dedos y falanges. Las manos que sirvieron de modelo, habían sido mutiladas. Al Hombre de Neandertal de Shanidar I, le falta una mano posiblemente a consecuencia de una lesión extensa o de enfermedad.

La habilidad del hombre prehistórico, le llevó a paracticar una intervención aparentemente tan arriesgada como la trepanación craneal. Uno de los cráneos trepanados más antiguos conocidos es el de la necrópolis de Taforalt. COPPENS ha descrito en él un orificio de pequeñas dimensiones, trepanación bien cicatrizada con larga supervivencia, hecha sin duda por mano hábil.

La trepanación preventiva practicada por las madres de algunas islas de Oceanía a sus hijos de escasos meses, con un diente de tiburón, puede ser una práctica muy arcaica llegada hasta nuestros días. SANKALIA (1946) halló en el Mesolítico de la India (5.000 años) dos esqueletos, uno de hombre y otro de mujer. El cráneo femenino presentaba una trepanación cicatrizada practicada años antes de la muerte (se trataba de una joven de 18-20 años de 1,54 m. de estatura). BROCA, que al principio negaba toda finalidad terapéutica a la trepanación, después de estudiar muchos cráneos trepanados, consideró que la técnica comportaba una combinación de ideas mágicas, terapéuticas y religiosas. Ya hemos indicado anteriormente cómo el primitivo no hace distingos entre magia, terapéutica y religión. BROCA, con la experiencia que le dieron los años de observación, se hizo más razonable y si hubiese convivido con tribus primitivas aún lo habría tenido más claro.

Por mucha magia que queramos poner en las manos de los trepanadores pre-incaicos, es indudable que su mayor indicación para trepanar eran las fracturas con hundimiento de cráneo, aunque no las únicas. Extraían secuestros óseos, evacuaban hematomas, practicaban cierto tipo de compresión y hemostasia y colocaban auténticas prótesis de oro para evitar la hernia cerebral. El traumatismo craneal era la regla y no la excepción en sus constantes luchas tribales. He visto cráneos con la marca de la cachiporra de forma estrellada que hundían la bóveda craneal dejando su molde perfecto en la superficie.

Los neolíticos europeos parecen haber respondido a otras formas terapéuticas, quizás locura, epilepsia, jaquecas. Trepanaban y lo hacían bien. Había largas supervivencias y quizás mejorías debidas a descompresión.

Lo cierto es que el trepanado que sobrevivía debía de adquirir un notable grado de "santidad", de manera que su cráneo era objeto de mutilaciones post-mortem para extraer de él las ´rondellesª halladas en diversos lugares, por ejemplo en La Lozère (Garonne), que luego servían de amuletos o protectores para llevarlos colgados al cuello como demuestran los orificios practicados en ellas, y evitar así la enfermedad adquiriendo mágicamente, por contacto, las cualidades del difunto trepanado. Se ha hablado de trepanación post-mortem, pero en estos casos al menos, se debía de llamar mutilación post-mortem. He estudiado muchas de estas rondelles en el Musée de l’Homme de París en la Colección Broca. Algunas de ellas presentan en uno de sus bordes una pequeña parte del orificio trepanado en vida y cicatrizado. De una u otra forma, está implícita en toda trepanación la intención terapéutica, tanto si se considera la causa de la enfermedad como un espíritu maligno encerrado en el cráneo, o bien un secuestro óseo posterior a un traumatismo o un hematoma consecutivo al mismo. Otra mutilación neolítica es la T sincipital, cauterización en forma de T o Y que practicaron los guanches sobre las suturas craneales del vivo. Las cauterizaciones han sido y son practicadas por los árabes y musulmanes en general. Basta darse una vuelta por las puertas de la muralla de Fez en Marruecos donde se sitúan los expertos en esta técnica, parecida a la moxa china. Los cirujanos de Alejandría practicaron escarificaciones profundas en el cráneo en el tratamiento de las enfermedades de los ojos.


Museo de Antropología Médico-Forense Paleopatología y Criminalística
PROFESOR JOSÉ MANUEL REVERTE COMA