DECLARAN MONUMENTO HISTÓRICO AL INSTITUTO CONMEMORATIVO GORGAS

DECLARAN MONUMENTO HISTÓRICO AL INSTITUTO CONMEMORATIVO GORGAS

El valor histórico y sus condiciones de autenticidad motivaron a declarar monumento histórico nacional al edificio que alberga el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud. El pleno aprobó en tercer debate esta legislación.

Con el Proyecto de ley 513 se declara monumento histórico nacional al edificio principal que alberga el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud, finca          No. 9330, ubicada entre calle 35 y 36 de la avenida Justo Arosemena, en el corregimiento de Calidonia, distrito de Panamá.

Esta edificación mantiene relación estrecha con eventos históricos nacionales y cuenta con una arquitectura de influencia internacional marcada dentro del periodo de                1912- 1924 donde fueron levantados los edificios como: Archivos Nacionales, Hospital Santo Tomás, Plaza Porras,  la Procuraduría General de la Nación y otros.

Luego de hacerse los estudios pertinentes, la Dirección de Patrimonio Histórico del Instituto Nacional de Cultura llegó a la conclusión de que este inmueble posee un gran valor histórico por estar estrechamente ligado a los procesos de modernización y de construcción de obras públicas, lanzadas por presidente Belisario Porras.

También, por haber sido diseñado y construido por uno de los autores del Hospital Santo Tomás, el ingeniero y arquitecto James C. Wriglit. Esta edificación reúne varias condiciones de autenticidad como lo son: su forma y diseño, materiales, uso y función a través de la historia; localización y su entorno. Su integridad es excepcional, pues conserva parte de sus terrenos decorativos y su carpintería.

SAMSUNG CSC

La creación del Instituto Conmemorativo Gorgas, en 1921, surge como iniciativa del Dr. Belisario Porras, presidente de la República de Panamá, para rendirle honor al ilustre Dr. William Crawford Gorgas, quien erradicó la fiebre amarilla en el istmo de Panamá permitiendo la construcción del Canal.

Este sueño culminó en 1928, cuando se inauguraron las instalaciones del edificio en la avenida Justo Arosemena. En 1929 se creó la biblioteca científica del Instituto, en la cual reposan las publicaciones originales de todos los prestigiosos investigadores. Dichas instalaciones fueron regentadas por los Estados Unidos de América hasta 1990 y su orientación fue básicamente la realización de investigaciones en medicina tropical.

Por Mm / Fotos Martín Castillo